Menudos King Kong en las empresas


Les recomiendo la nota de Alex Rovira "Menudo Jefe", en la revista del 15 de enero de El País. La nota se refiere al estudio sobre el comportamiento de los jefes en España, que hizo la consultora Otto Walter en el 2003 y que determinó los 18 comportamientos más irritantes sobre un universo de encuestados de 750 profesionales diseminados por toda España.

Los comportamientos tops de la lista son: la soberbia, la agresividad y la mala educación. Rovira dice que estas personas manifiestan su falta de respeto en malas formas, amenazs, salidas de tono , bromas en público.

El otro dote de esta hermandad de jefes energúmenos, es la prepotencia y sus derivados como el narcisimo, empecinamiento estéril, vanidad, soberbia, arrogancia y actitud hostil cuando alguien cercano a él destaca y puede ser escuchado por el gran jefe.

La incapacidad de escuchar es otra de sus problemas, porque siempre está al acecho ante dos extremos, que lo puedan timar, o que puedan mostrarle que alguién está por encima de ellos. La ironía chabacana y la descalificación, es su salida heroica casi siempre.

Dice el informe que los equipos dirigidos por estos King Kong en miniatura, son un 50 % menos productivos y un 40% menos rentables. Hay cierto cinismo en esta observacion del estudio, esto quiere decir que si el estudio hubiera inferido lo contrario; esto es la necesidad de verdugos en las empresas para catalizarlas y hacerlas competitivas en la selva comercial; entonces debiermos alentar a estos personajes llegando a crear un banco de espermas, de modo que siempre tengamos king kones en reserva cuando empiecen a escasear ya sea por que son demandados en otras selvas mas rentables o por que sus excesos empiezan a generar represalias.

El profesor Robert Have profesor de sicología de la Universidad de Vancouver, citado por Rovira en la nota de El Pais, sostiene que el uno por ciento de la población es sicópata y que cuando esa gente tiene poder, puede causar muchos daños en la gente de la empresa ya que carecen de todo tipo de sensibilidad hacia los demas y son grandes manipuladores y saben, producto de su sicopatía, trepar muy rapido a costa de joder a otros, de ser necesario y actuar con absoluta impunidad,salvo que alguien con mucho poder les pare el carro.

Me consta que los dueños no son capaces de tanto maltrato como lo propinan estos King Kong. Pero está clara la complicidad, sí los King Kong maltratan y humillan, es porque tienen cuerda del que les da de comer; cada tanto un grillete se abre demasiado y el king kong se "carga" algún comercial, y entonces le llaman la atención y lo vuelven a engrillas. Cabe pensar que los dueños creen que esta violencia moral que estos directores comerciales o de marketing (poco de marketing tienen) imponen es necesaria para engrasar el carro, como también es necesario que al lado de un king kong engrillado, haya un pacifista, un mediador. Queda por considerar que este procedimiento es inhumano, independiente de que pueda ser muy productivo al corto o tal vez al largo plazo a despecho de lo que cree Rovira.
0