Ir al contenido principal

Entradas

El ocaso de Bob Dylan

El Ciudadano Ilustre de Salas, Daniel  Mantovani que ganó hace unos años el premio Nobel de literatura declaró esto al suplemento Babelia del diario El País del galardón otorgado a Bob Dylan:

"Bob Dylan tiene un agente que se encargará de contestarles a los reyes suecos. No le da bola y sigue con su gira. Ahora va a cantar a Las Vegas el que ha  "creado nuevas expresiones poéticas en la gran tradición de la canción americana". Esto no lo afirma Grammy, ni la academia de los Oscar, lo dice un vocero de los tipos que todos los años se juntan en algun fiordo para postular al mejor escritor del Universo. Bob Dylan está entrampado, sabe que como Obama o el presidente de Colombia no se merece el Nobel, por lo menos el de literatura y entonces ese falso reconocimiento hace daño a su trayectoria, en la que sí es el más grande".
Entradas recientes

Remix culebrones

Remix de telenovelas de la tarde

Sospecho de Vaclav Havel

Hoy encontrarón a un ex-vicepresidente de un país sudamericano que fue derrotado en futbol por un vecino pais despiadado con el sentir narcisista de su hermano de frontera. Ese señor, que habría ido a ver el partido, dormía en un aeropuerto de USA. Como muchos, yo también he dormido en aeropuertos, en general para no pagar hotel. Pero es extraño encontrar a un poderoso hacer eso, pudiendo pagarse una sala vip y llama la atención encontrarse a estos poderosos haciendo lo mismo que hacemos los ciudadanos de clase media. Para algunos puede parecer un simulacro, para otros un acto de tacaño, para otros un gesto de honradez, para otros la confirmación que una imagen vale mas que la oscuridad de todos nuestros actos.

Vaclav un poco antes de asumir de Presidente de Checoslovaquia confesó que sospechaba de si.Vaclav Havel  fue  escritor y dramaturgo checo, el último presidente de Checoslovaquia y el primer presidente de la República Checa.Gobernó durante tres períodos hasta 2003.Vaclav fue t…

El Quijote autor de Pierre Menard

Cuando Pierre Menard, autor de Borges, se toma el trabajo de reescribir el Quijote nunca pensó que estaba jugando con fuego, que aquello, El Quijote, no era una materia inerte sino un espejo donde había una simetría especular, de igual a igual, como en el cuadro Las meninas donde   se pierden las fronteras de lo real y lo representado. Todo es real, una realidad especular, o mejor dicho múltiple, como un espejo roto.
Los libros para tener vida no necesitan ya un lector, un yo que les insufle vida del mismo modo que una tormenta no está esperando un observador para arrojar su rayo.
Los libros permanecerán junto a los átomos y el fuego,  millones de años después que el hombre se haya extinguido.
Pierre Menard ya está terminando su agobiante y aburrido destino, es la última página de la segunda parte de El Quijote:

Para mí sola nació don Quijote, y yo para él; él supo obrar y yo escribir;
solos los dos somos para en uno, a despecho y pesar del escritor fingido y tordesillesco que se atr…

Robo para la Revolución

Raúl Lilloy

Robo para la corona, el libro de Verbitsky, es la descripción, casi fisiológica de cómo funcionó la corrupción en los tiempos de Menem, los vínculos entre el poder político, los empresarios y el vínculo corsario.
Con la excusa que la Revolución o la Causa necesita dinero, logística, fierros, aparatos, el fin justifica los medios. En los setenta los Montoneros y el ERP secuestraban empresarios y lo recaudado se lo daban a otros empresarios que eran los que le administraban ese dinero dedicado a la Revolución. Si nos fuéramos a los tiempos de la Revolución de 1810, las cosas funcionaban también así: siempre los recursos y su obtención por las buenas o las malas (las joyas de las patricias mendocinas). Lo de San Martín era una situación claramente revolucionaria e incluso de guerra de liberación y hay mucha distancia entre eso y los chamuyos y chanchuyos de Lopez y una cadena funcional de complicidades que no sabemos, hasta hoy, 17 de junio de 2016, adonde llega.
Todo empiez…

Más de un millón de libros escritos, imaginados, soñados

“Solo en 2014, se registraron en Argentina 28.010 títulos”, sumemos los que no lo registraron, los que nunca terminaron el manuscrito, aquellos que solo lo imaginaron pero con persistencia, día a día, contandoselo a sus compañeros de trabajo, ¡son millones!, algo así dice Butor en Repertorios.
En una perpetua cadencia de simultáneos reality shows y en ese caos, tumulto, los que escriben bien, devorados por su narcisismo que no los deja dormir, a la espera de una oportunidad en una muchedumbre que solo quiere ser su protagonista. Al final, si hay algo de sabiduría y hace bonzo de su narcisismo, se dará cuenta que escribimos para nosotros y eso no es verso.