jueves, marzo 12, 2015

Cómo vender falsas expectativas a los escritores y ganar dinero


En su página megustaescribir dicen:

Por todo ello, y como ya ha sucedido en el pasado, Penguin Random House Grupo Editorial estará muy atento a todo lo que se publica en nuestra red social literaria.

Estará muy atento, estará muy atento, ¿me quieren explicar qué significa esto?, 

¡Eh muchacha o muchacho que escribes y nos haces facturar, recuerda que el gran hermano Random House vigila atentamente lo que escribes!

Epa!, que dan 1 caso:

Ángeles de Sangre (Rafael Estrada) es una novela que se coció en megustaescribir y, después de ganar un concurso que ellos mismos organizaron pero que lo eligieron los lectores no un jurado(sic), acabó publicado por una de las editoriales del grupo editorial.

Es decir que le publicaron porque ganó un concurso, no necesariamente por que su libro fue cocinado, o cosido, en megustaescribir.

Contra Pablo Neruda, diatriba Rothkiana


Pablo de Rothka, el amigo piedra

En 1955, el poeta chileno Pablo de Rothka  publicó Neruda y yo, un homenaje contradictorio al poeta al que declara plagiador, mistificador de los trabajadores y falso artista y militante. Era también afiliado al Partido Comunista y su crítica al autor de las desesperadas veinte canciones, venía por una extrema izquierda existencial. Si la envidia estaba aludida, no soy nadie para confirmarlo.
En los años sesenta imitando a su hijo y ya habiendo recibido el Premio Nacional, apoya el caño de una Ballester Molina en su boca y gatilla.
El palo de plagiario viene a cuento del libro Piedra Infinita de Ramponi copiado con disimulo por Neruda en Las alturas del Machu Picchu.
Me gustó este poema de Pablo de Rothka (fuente: http://amediavoz.com/rokha.htm).

 ¡Voluntad!

                 Soy el hombre de la danza oscura
y el ataúd de canciones degolladas;
el automovilista lluvioso,
sonriente de horrores, gobernando
la bestia ruidosa;
el tallador en piedra de catedrales hundidas:
el bailarín matemático y lúgubre.
coronado de rosas de equilibrio;
el vendedor de abismos, trágico,
dt cabellera de ciudades
y un canto enorme en la capa raída.

                  Tren nocturno
con ]as hojas marchitas y un vientre humoso.

                  ¡Ay! cómo aúllan en la tierra cóncova y madura
mis leones muertos...
Voy de estrella en estrella
acariciándole los pechos violados a las guitarras.
con mi mano única;
¡oh! jugador,
agarro mi gran rueda de espanto,
despernancada,
y la arrojo contra las estrellas,
arriba del cielo, más arriba del cielo
que no existe.

                    Y suelo estarme cuatro y cinco mil lunarios,
como un idiota yiejo,
jugando con bolitas de tristeza,
jugando con bolitas de locura
que hago yo mismo manoseando la soledad;
entonces me río,
con mis 33 dientes,
entonces me río,
entonces me río,
con la risa quebrada de las motocicletas,
colgado de la cola del mundo.

                       La campana negra del sexo
toca a ánimas adentro de mi melancolía,
y una mujer múltiple y una
múltiple y una
como un triángulo de setenta lados y muchos claveles.
se desnuda multiplicando las heridas
sobre mis mundos quemantes y llenos de senos de mujeres estupefactas.


"Agonal" 1925

Neruda y yo

Pablo de Rokha

I

BASTIONES DE GANÍMEDES

Le escribo a Ud., "Alone" a plena conciencia de que lo estoy haciendo a una de las personas que más daño ha hecho a la literatura de Chile, y le escribo intemporalmente.

Ud. ha frenado o tratado de frenar todo proceso de creación libre y ha lanzado el aplauso a la academia sin contenido ni dirección, a la jugada irresponsable de manejar las formas caducas saturándolas del manoseo literario de los compases y la rima usada, como un truco mágico.

La AUREA MEDIOCRITAS de las medianías acomodaticias, cargadas de elocuente prudencia y medición fue su gran meta heroica.

Ud. es el crítico tipo de la burguesía en decadencia, la misma aquella que entregó el salitre a North, arrastró al suicidio a Balmaceda y se convierte hoy en el cipayo de Caracas o el simoniaco del cobre, utilizando al siútico, al krumiro y a los venidos a menos como sirvientes o en la oligarquía pro imperialista y cómplice, del latifundio, victimaria y asesina de huasos, hombres de mar, rotos y héroes chilenos.

Pero Ud. es un escéptico y un levítico de la faena intelectual, un "CLERO" fanático, con formación sacerdotal de clérigo del Pentateuco y sujeto de convento de la literatura por la literatura, y no olvide Ud., "Alone", que los clérigos del Pentateuco estaban "frustrados".

Persona de estrado y de "SOCIEDAD", señor de salón distinguido, literato consagrado, sonríe Ud. del "PARVENU" y del pinganilla provincial, arribista de las "BELLAS LETRAS", todo lo cuales bueno y es justo y plausible; pero, como a Ud. le agrada tal manera de vivir, he aquí que se ha quedado Ud. estupefacto con la sonrisa estereotipada de la semi demencia en la faz hierática; entonces Ud. aplica la medida de las sonrisitas lo mismo a los conejos, a los caballos, a los insectos que a las águilas, y la epopeya lo sorprende sonriendo con escepticismo y enchufándole al poema mayor la codificación menor de los chivatos de Montaigne, el buen alcalde de burdeos, la retoricidad menuda de Amiel o Saint Beuve, especie de dulces, alegres urracas de la estimativa literaria, los códigos académicos de un Ignacio de Loyola de la poesía del jesuitismo semi ateo, cuasi materialista, semi urbano y órfico, tallado y pinchado por Narciso en la semi sonrisa de Ganimedes. De tal manera es que Uds., Ud. y Subercaseaux, por ejemplo, dicen: "Neruda fue un gran poeta al cual pervirtió el comunismo, ¡ved cómo decae!... "Para que les contesten capciosamente: "Día a día se supera, PORQUE canta grandes cosas en lenguaje inteligible para las masas". Naturalmente, ambas formas  de plantear el problema son mentira, porque, así como es criminal afirmar que a Neruda lo arruino la U.R.S.S. y el marxismo, es equivocado y capcioso decir que es grande porque canta cosas grandes, cuando la prueba precisa de su pequeñez es, precisamente, el ser incapaz de encontrar la forma exacta, justa, concreta, a las premisas dadas, es decir, por fracasar y abortar al pretender dar lenguaje épico, no lírico, a la epopeya inmensa de los trabajadores: canta cosas grandes en lenguaje pequeño. Y frustrado. La equivocación suya, "Alone", con respecto a Neruda, contiene la sintomatología general y el tonus trágico de sus equivocaciones: academismo y retoricismo congénitos, escepticismo en la metodología, cambio de freno y régimen en la apreciación estética del Neruda adolescente, que empieza viejo de formas y de fondo, el camino espectacular del iluminado colonial del apogeo y del jubileo del éxito y en el atribuir la impotencia crepuscular a las ideas, porque eso es lo mismo que practica él cuando condena la crítica como tarea y función humana y social especifica, con leyes y métodos que le son propios y suyos, como le sucede a la ingeniería, la mecánica o la botánica. Niega la técnica. Si es mediocre la poesía de Neruda, no lo es la de Paul Eluard, ni lo fue la de Maiakowsky, lo cual demuestra la verdad colosal de lo que no sólo es posible, sino que es imprescindible la épica popular que planteó el genio de Mao, como gran comida de las esencias en la economía del organismo colectivo, ni lo fue la de Walt Whitman, ni la del Dante, cuya gran catedral literaria es la epopeya de la agonía medieval y el canto augural del Renacimiento, en la cuenca inmensa del Mediterráneo, mientras el arte falso y vano de Neruda, es mediocre, precisamente, porque al no dar solución al proceso fondo forma y romper la unidad contradictoria del ser dialéctico en el poema, el plantea, como mediocre, la mistificación más tremenda de los últimos años. Neruda no genera formas, de acuerdo con el contenido, adopta y apropia formas, ancianas y vacías, formas que hicieron ¡su época, porque contuvieron otros contenidos, por lo cual, caído al abismo, se sumerge pataleando; pero, todo eso, no le sucede por ser marxista, sino a pesar de ser marxista; y eso no lo entendio nunca Ud., Díaz Arrieta, y no lo comprendio porque estaba aquello afuera de su órbita, porque su órbita, "Alone", y el desplazamiento de su órbita es insignificante. Ud. me acusa de violencia sin preguntarse lo único que debía preguntarse: si es justa o no es justa la violencia, porque si la violencia es justa, es... simplemente justa la violencia; ni Miguel Servet, ni Savonarola estaban en condiciones, cuando los estaban quemando, de pronunciar los habilidosos discursos que destina Ud. a los salones literarios de literatos y literatas de la Capital, tan chistosos cuan sabrosos de pelambres comadreriles de los mundanos y las mundanas aristocráticas; pero resulta que la aristocracia hiede a sebo de vela de sebo; y que, con tanto ingenio e ingeniosidad, Ud. es, apenas, el chistoso de la crítica literaria y que sus chistosidades también fastidian y fatigan al dominical auditorio de caballeros y doncellas muy donosas, al cual Ud. se dirige. A los 80 años, Zoilo Escobar escribe mejor que Neruda y es su maestro. Es que Neruda no escribió bien jamás, porque lo único que hizo fue hecho por otros, a los que el poeta "refundio", ADAPTÁNDOSELOS. Ud. se equivocó con Neruda, se equivocó conmigo, se equivocó con Huidobro. Pero si la equivocación con Neruda, al cual le aplaudio todo lo necio y fulero y le silenció lo más regularcito es seria, y la equivocación con Huidobro es necia e infantil, la equivocación conmigo es tenebrosa, vil, alevosa y sin antecedentes, porque es premeditada y no es equivocación, es perversión de la inteligencia en crisis típica; su vocación de sofista intrascendente no va a alcanzar a llegar nunca jamás a los dominios del Arte Grande y a la República Democrática Popular de los épico trágico dionysíacos, porque Ud. carece de convicción heroica, Díaz Arrieta; es por eso, precisamente por eso, por lo que Ud. corrompe a la juventud, debilitándola, y por lo cual ofende Ud. a un escritor como yo, que aunque carga a la espalda ya sesenta años muy largos, pero si vividos con orgullo y gran hombría, posee el puño tan duro como el corazón y la pluma, cansada, "Alone", pero no vencida, y mientras Ud. disocia, desengañado, y amarga a los grandemente y fuertemente superiores a Ud., yo construyo.

Durante treinta y nueve años, fíjese bien, "Alone", Ud. que es un adolescente decrépito y equivoco, mañosamente, no un viejo duro, recto y sufridor como yo, durante treinta y nueve años he luchado con mi estilo, porque he luchado con mi destino, por el lenguaje universal de América y la Épica Social Americana. Y cuando, lo fui hallando, lo fui dejando y superándolo, PORQUE TODO FLUYE Y DEVIENE, Díaz Arrieta, como lo planteó Heráclito. Noches y días y noches, mi mujer y yo batallábamos por una forma justa a un contenido social definido en la epopeya americana y si caíamos, volvíamos a la pelea. Y Ud. "Alone", ¿no llenaba de sonrisas la chistología dominical de sus crónicas? Porque Ud. ni recuerda apenas siquiera la escala de valores que el mostrenco y adocenado sacristán ateo (con capelo), Saint Beuve, su profesor de canalladas literarias y epitetillos, plantea como los MAYORES y los MENORES, no recuerdo bien si en el estudio sobre Racine o Moliére, refiriéndose, por debajo, a Víctor Hugo, la única vez con respeto enfurecido, él que era roñoso y mal poeta. Es que Ud. cree que France (Anatole), es toda la Francia en pantuflas y olvida a Rabelais y su lenguaje oceánico, como olvida la fábrica dionysíaca de la catedral de Reims y el gótico civilizado y bárbaro y como al Gauguin insular y espeso, y admira, "como un loco" a Corydon.

Como yo ni siquiera lo desprecio y más bien lo estimo como el amancebador oficial de las musas pagadas, le planteo la invitación a estudiar la "Antología". Domine aquello, que es grotesco en Ud. de que, "a la belleza se la ama o se la odia como a una mujer", no reniegue de sus tareas de crítico y afronte mi obra con criterio de varón tranquilo y no de matón taimado. Disocie sus valores y únalos, analice y sintetice, enfréntelos y confróntelos con sus doctrinas, si las posee. No se arranque, Ud., "Alone", no se irrite caído de rodillas frente a frente a lo que no entiende, porqué es lo que hacía el salvaje, y así nacieron las religiones, Díaz Arrieta. Estudie y medite. Y cuando haya visto a las metáforas descansar en las metáforas y dar la imagen pura y neta de la realidad, cómo se construye y se destruye y se construye en  espirales correlativas el gran programa metafórico hasta alcanzar la sublimidad categórica y el gran estilo popular, cómo lo hecho es la sociedad misma fijada y lograda como lenguaje, "Alone", conspire contra la obra o aplauda. Corroído por los prejuicios de la erudición desconstruída, inerte como estante de tinterillo, uniformado y marcado con la máscara de "LA CULTURA" congestionada de los académicos, Ud., Díaz Arrieta, carece de horizonte popular y de libertad e ignora el proceso que engendra las formas heroicas de lo épico. Como su mundo es el mundo de los autores franceses de segundo orden y de los autores burgueses, Ud. es un tímido con complejo de inferioridad, que emite chistes para, las damas y los adolescentes frustrados y quiere un arte de entretención superficial y periférica que no distraiga a los patrones más que su domino y su pocker, a la hora señorial de los aperitivos, un arte medido por el buen tono de los "gentlemen" falsificados y las pecheras del frac de alquiler, un arte que no inquiete, que no socave, que no supere la personalidad "distinguida" y una poesía "pura" que agrade a la gente burguesa "con temperamento". Por eso le gustaba tanto el Neruda "caballerito" de otrora y le fastidia el "arrotado" y "desgreñado" de hoy, que, además, cae en la demencia, pierde la astucia, cae en la sevicia y lo "populachero". Y es que, por adentro, el siútico de arriba abajo que es Ud., "Alone", se siente desenmascarado por el siútico de abajo arriba, que es Neruda, y los dos Cagliostros se contemplan en los negros espejos de la paralela y compartida simulación, con la rabia oscura de la pampirolada abierta. Destino de payasos.

En este instante mismo se imprime le edición popular de mi "Antología"; como la "Antología" de Winétt, llegará a las heroicas masas obreras de las cuales es su latido innumerable: viviremos y duraremos, no en las estanterías de los "pitucos" CULTOS, sino en el corazón de todos los pueblos, "Alone".

Otorgándole gran peligrosidad, Ud. complace a Neruda, "Alone", hinchando el "robot" vacío y el caballo de Troya desocupado que es, concretamente, el poeta, que encierra peligro únicamente para su partido: el peligro de ponerlo en ridículo. Neruda, ni es un gran poeta, ni es un gran marxista. Cargado de influencias o plagios según lo llamaron personas tan serias como Volodia Teitelboim, no innovó, sino que, por el contrario, arrastró aquella literatura mostrenca y decadentísima que Ud. aplaudio, porque Ud. era también un retórico finisecular y herido, o sujeto por adentro al afrancesamiento del sector Gide Proust, tocado del irrealismo de paraguas y pechera de Lard brumoso de Oscar Wilde; practicó la burocracia y la propaganda, y de Marquina-Baudelaire-Junqueíro, se trasladó a Blake – Mallarmé – Rimbaud – Lautréamont – Chenneviere - Eliot y la poesía colonial inglesa, subterránea, espesa, como "Residencia en la Tierra", de Rangoon, o como la política del Imperio de Albión: Balas Biblias Botas Whisky; adhirió a la revolución española, cuando arrancó de España, y fabricó tardíamente este entretenimiento pobre de hoy, que comienza en Jorge Enrique Ramponi Piedra Infinita Macchu Picchu y continúa en Maiakowsky, acumulando renglones y renglones con un gran afán demencial y paranoídeo que da lástima y disparándole al imperialismo invasor y corruptor de Yanquilandia, con el cual Ud., "Alone", está de acuerdo, bolsas de bolas y oportunismo, vanidad y oportunismo, egolatría y oportunismo, lo cual demuestra la debilidad fundamental de Neruda. Él es el aprovechador de un partido, que no es el aprovechador de él ni de ninguno. El minero, el campesino, el obrero que contempla atribulado la desintegración  de sus grandes leales bases, no obtiene nada de provecho con un onomástico de directivas, que crea una fronda nula en torno a una figura de anfiteatro, sin significación y sin capacitación política alguna, y da las premisas del "asustamiento" de los tontos o de los pillos, pagados por Norteamérica. El chivateo del Jubileo poético lo aprovechan los espías y los "idealistas" del F.B.I. para gritar con la lengua afuera: "Chile está invadido de comunismo", y preparar la "guatemalada". Por todo aquello, "Alone", cuando Ud. frente a frente al obeso y panzudo aprovechador de ahora, miedoso, vividor, roñoso y acobardado por los excesos y el bienestar del dinero mal logrado, en parte muy grande por contratos "morganáticos", se tapa la cara y dice: "Raca, Satana, Raca, vade retro, comunismus, vade retro", Ud. le ofrece todos los servicios y lo consagra líder, cuando es apenas un pobre, lamentable hombre petulante. Cuando se abra el proceso público a la conducta "pública", oscura de Neruda, Ud. va a constatar que eso del tiro en la nuca es tan pintoresco y divertido como el coraje social del poeta de "Crepusculario", y es naci-fascista. Neruda no fue jamás un teórico político marxista, es decir, no fue jamás marxista: los planteamientos de sus prólogos y conferencias, que en prólogos y conferencias se ha especializado, consisten en definir la poesía como LA LUZ DE LA EXISTENCIA y en recordar, leyendo con tono gangoso, que conoció al Fulano y a Zutano y que Ehrenburg es un "gozador" y un "tomador" coleccionista de perros, de cachimbas, o corchos de botellas, así como el, Pablo, posee las mejores conchas del mundo, o en contarles a los mineros de Lota que, en reconocimiento a su poesía, los mineros de Polonia les ponían "Lotitos" a los niñitos y "Lotitas" a las niñitas. Naturalmente, esto es tonto, "Alone", y es, además, de una gran irresponsabilidad política. Él onomástico de Neruda  es el "Onomástico de Heliogábalo" encima de un Chile hambriento, desintegrado, confuso, sin dirección política de condición heroica y grandiosa, de acuerdo con la historia social del partido de Recabarren. ¿Por qué?... en parte flagrante y quemante porque unos cuantos pocos "intelectuales" han colgado una gran máscara de vanidad encima del vacío del trabajo de organización y adoctrinamiento de los intelectuales, de la cual usufructúa Pablo Neruda, expresión de cuyo desorden son estas Bodas de Camacho negras y este Festín de Baltazar o de Alejandro VI, elaborado sobre el hambre colosal de Chile. Neruda es un relumbrón de similor, planificado por "su" propaganda. Y una equivocación sucia y horrible, lanzada encima de los trabajadores, porque es un servicio al Imperialismo, que Uds. aprovecharon, "Alone". Y los "snobs" que rodean a Neruda. El autor de los "20 Poemas de Amor..." es un mercader tan mercader, "Alone", como cualquiera y todos los antepasados de Uds.

Pablo Neruda es un Hacendado literario.

El creador de la Épica Social Americana en el continente soy yo, Hernán Díaz Arrieta. No lo afirmo porque me acose el delirio de grandezas, no lo afirmo por oficio y artesanía, lo afirmo porque así defiendo mi pan con mi trabajo. Y la epopeya americana construida por mujer popular, la escribió Winett de Rokha. Exactamente, y, toda otra cosa es mentira y bluff, como es mentira y bluff la poesía "social" de Neruda, su cómplice académico, que produce poesía universal, porque produce títulos universales, y universalidad a máquina. Soy demasiado experimentado, vivido y sufrido para la vanidad, pero, sí tengo orgullo. El orgullo enorme de ser un intelectual honrado, con buenas y malas costumbres de hombre, el orgullo de ser un varón popular de Chile, el orgullo de haber dado a la República 7 hijos y 30 libros, "Alone", y el orgullo del recuerdo inmortal de Winétt, mi gran inspiradora.

Ustedes acusan a Neruda de comerciar con su nombre, con sus conchas, con su arte, con sus libros o comprados o plagiados. Bien. Pero ustedes y sólo ustedes son los responsables de tal conducta infamante, porque cuando usted, "Alone", después de haberle prestado a Neruda los doscientos pesos que, según usted, el bardo no canceló, usted le elogió "INCONDICIONALMENTE" el libro apenas de séptimo orden y le conoció elaborando mensajes "crepuscularios" en mi oficina, porque yo se lo presenté a usted, "Alone", en 1922, Ud. alentó la mistificación nerudiano-neroniana de Neruda, porque él fue y es de ustedes y yo lo combato como antaño.

Yo le estimo bastante a Ud. el que encuentre que soy el mismo que era; solamente que no es menester fijarse mucho a fin de constatar que el becerro padre no es el toro padre entre padres, en el cual todas las cosas estarán más desarrolladas, ¿no le parece?; sí; no he cambiado ni de sexo ni de genio, es decir, de carácter, de personalidad, de coraje e ímpetu, "de cojones", buen "Alone", como diría el español puro he crecido en estilo y categoría, ¡desarrollándome en espirales. Pero mi actitud está en relación con mis posibilidades, no como en otros. Dice la gente, oh! huesudo y eclesiástico Tartufo, que una gran señora de provincia, comadre de sus comadres, decía: "ayer me encontré con la Julia y con la Concha, (diminutivo de Concepción) y me asombré de vera la Julia tan chica, con la Concha tan grande!..."

Usted dice que no me leen y se equivoca medio a medio: me leen bastante, "Alone"; pero me leen los que están de acuerdo con mi poesía dolorosa, épica, corajuda y volcánico insular oceánica como Chile, me leen los que pueden leerme; me leen aquellos y aquellas que requieren lo heroico social de mis cantos de macho.

Se lo juro, "Alone", no busco el éxito y me repugnaría desfilar como un mono nacional, besado, aclamado, condecorado, premiado, manoseado; no; mi corazón se opone a eso, "Alone", en cambio recibe, agradecido, su rencor infantil de persona muy nerviosa, porque, ¿podría ser de otra manera?; no me parece, Díaz Arrieta; porque los dos somos distintos tanto y cuanto lo son los términos antagónicos de la dialéctica, los contradictorios, y si usted me leyese complaciéndose en leerme, yo no habría logrado lo buscado, peleando con mi destino cuarenta años tan largos y tan anchos como mi coraje.

Yo escribo para todos, pero no todos poseen la dimensión heroica de lo que yo escribo para todos: para  el pueblo.

Yo se positivamente que toda la obra de Pablo Neruda, íntegra, encarna la más tremenda mistificación de los últimos tiempos; no da "los caracteres típicos en las circunstancias típicas", no encuentra la forma exacta, justa, social, popular, realista, a las premisas sociales del contenido y encaja lo contemporáneo en lo arcaico, no entiende el lenguaje del pueblo y fábrica con consignas un vocabulario de impostor; rebaja la categoría universal a lo anecdótico; hace en renglones cortos lo que hizo en renglones largos, crónicas de periódico asonantadas y practica la infamia de Lope: "el pueblo es necio y, como es necio es justo, hablarle en necio para darle gusto", y se "produce" incondicionales en este instante, aún entre los enemigos del pueblo, enemigos de Chile, enemigos del mundo democrático, adula y saluda con intención aviesa a equivocados, como Ud., "Alone", pero equivocados feroces, porque astutamente viven y están colgados de la parte trasera de la clase burguesa, como un náufrago de la cola de una vaca; o azuza a personas escandalosas como Raúl González Tuñón, por ejemplo, a difamar, calumniar, denostar cobardemente a aquellos que él sabe que valen más que él, negándoles tribuna o por intimidación o por soborno.

Es la maña mañosa de la mañosería.

Y bien, "Alone", Neruda no es el partido de los trabajadores, porque el partido de los trabajadores es una entidad respetable y Neruda, su desprestigiador, no es una entidad respetable; es una entidad despreciable; ¿le parece a usted, "Alone", que un gran partido de gente sufriente y heroica se refleje exactamente en este hombrote adiposo y millonario, en este ídolo de alfarería y mercado, en este fetiche gordinflón, que posa en Divo de zarzuela y por el cual sollozan las cocotas toxicómanas y los bellos efebos de Pompeya?...

No.

Aquello de que aportó su prestigio a la respetabilísima bandera de clase de la clase obrera es discutible y aun ya no es discutible, es grotesco: aportó su oportunismo y su conducta de bohemio, aportó su clan de trasnochadores y vivillos, aportó sus caracoles y sus mascarones y la corrupción intelectualoide más profunda, y de los que me ocupo únicamente porque usted, "Alone", me ofendio comparándome con el aeda condecorado.

Y amarillo.

La oligarquía chilena, esclava, rendida a Yanquilandia, desciende de mercaderes y, filibusteros. Especulador con la amistad, el comerciante Pablo Neruda, admirable en retratarse con amigos famosos, es famoso, porque son famosos sus amigos, pero su fama no es inferior a su obra, como en los grandes poetas, no, su fama es superior a su obra, como en los pobres poetas que se mantienen por el amanuense, el corresponsal, el fiel sirviente y el empresario de banquetes. Lo cual explica la concurrencia de personalidades literarias a la gran pantomima vitivinícola del "artista" multimillonario, a quien destino Ud. su responso feroz de "El Mercurio", peleándose de compadre a compadre.

Hagamos un análisis a la estética general de Neruda.

"LA CANCIÓN DE LA FIESTA", "CREPUSCULARIO", "20 POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA", integran la trilogía con que Pablo Neruda ingresa a la literatura en 1921-1924. ¿Aporta allí algo de nuevo e inédito a la creación poética del Continente? Nada, absolutamente nada; viejas formas artísticas, viejos fondos románticos y, como en la Mistral, asoman la cara Baudelaire, Rimbaud, Mallarmé, Corbiére, Richepin, Chenneviere, a través de Fernando Fortún y Enrique Diez Canedo, con Marquina a la cabeza; y usted aplaudio ESO, "Alone", es decir, Ud. aplaudio ESO precisamente porque era ESO; pero la misma vihuela la tocaban y la estaban tocando, en Hispanoamérica, Darío, Lugones, Álvaro Armando Vasseur, Eguren, Chocano, Carlos Pezoa Véliz, Andrés Chabrillón, Max Jara, Ángel Cruchaga Santa María, Asunción Silva, Herrera y Reissig, el afrancesamiento general del Continente ya estaba adentro de Lautréamont, con Huidobro, y hacía 5 años que yo había lanzado en la "PAGINA DEL HOMBRE GENIAL", de "NUMEN", mi ensayo sobre el alucinado y clarividente creador de los "CANTOS DE MALDOROR" y había estudiado y exaltado la voz épica de Walt Whitman, porque Vallejo y yo fuimos los únicos americanos, innovadores; fue usted, entonces, quien engañó a la población literaria de la Capital, congratulando con el espaldarazo irresponsable del aplauso a alguien que usaba las añejas formas manoseadas, a la manera de cualquiera y quienquiera, pero por debajo de casi todos los nombrados. Avanza Pablo Neruda y se coloca en "TENTATIVA DEL HOMBRE INFINITO "RESIDENCIA EN LA TIERRA" "TRES CANTOS MATERIALES"; ha llegado el momento estelar del poeta; pero quien estudie a fondo la nocturna encrucijada, advertirá que Pablo trastabillea, deslumbrado, primero con Tagore, adentro del cuerpo, y luego con Sabat Ercasty y aporta a su "Mensaje" los trucos sagrados del lenguaje trascendental de la Teosofía, y que lo único nuevo que tramita en su contribución, es precisamente lo único viejo de todas las culturas, el snobismo oportunista, pues Neruda, si dejaba estupefactos a los incautos, lograba la magia por el aporte SNOB de lo exótico: la poesía colonial inglesa; efectivamente, la música subterránea de Blake y su diálogo celestial infernal de los términos antagónicos, y la goma espesa e imperial de Rudyard Kipling, mascada en las hamacas ensangrentadas del Gobernador pirata, entre rameras sagradas y sacerdotisas del amor mercenario o efebos tocadores de oboe, saturados de aceites olorosos, repletan esta oscura etapa del "aeda"; así "MONZÓN DE JUNIO", "CABALLERO SOLO", "ENTIERRO EN ÉL OESTE", "TANGO DEL VIUDO", "GALOPE MUERTO", reflejan la vida ociosa y viciosa del BLANCO en  el Oriente, su condición "AL REVÉS", como la podrida obra de Lisle Adam y en un plano más bajo, "MONSIEUR DÉ FHOCAS" y Claude Farrere: colonización sobre las bases Balas - Whisky - Biblias, homosexualismo, más por corrupción intelectual, que por necesidad del temperamento, relación sádico masoquista con el tremendo medio social, acerbo, disentería y mosquitos, bajo el calor, el sudor, el horror de un clima guerrero y, precisamente "bienoliente" a pólvora para el provinciano, "SNOBISTICAMENTE" disfrazado de cazador, de conquistador, de desertor romántico, siempre dopado, siempre borracho con ginebra, siempre fumando el tabaco del funcionario de Inglaterra, en las Colonias, cantado y marcado, a la vez, por el escritor de los franceses y los nordicos aventureros, desde Rangoon o Shangay, o al Africa ensangrentada de los ardidos Congos; la profundidad trágica de esos poemas es apenas periférica, porque es la profundidad de la sensación de profundidad del túnel, que no es profundo, sino oscuro, pero, Hernán Díaz Arrieta, como sucede todo allí con toda la escala de valores alterada, la alteración determina u origina un estado de alma inusitado y se produce lo inaudito: cree la gente que se encontró con un Nuevo Mundo, en el Viejo Mundo oriental colonial tropical, cuando lo que encontró fue una fotografía hecha con la máquina hacia el fotógrafo; allá en la España de las fieras Mesetas de Castilla, la Vieja, en las que el sol corta la sombra a cuchilladas y el frío azota al Madrid imperial o al Toledo de los Caballeros del Imperio Eterno, en la España del Cid de hierro, de sudor, de polvo y sangre, en la España de la Ocaña de Jorge Manrique, hijo de don Rodrigo, el Caballero de Santiago, y de las Plazas de Toros y la Procesión de la Macarena Sevillana, aquella poesía aviesa y gelatinosa, en la cual un cinturón de esclavitud mostraba la carga de balas, sobre racimos de vientres de mujeres azotadas como mercenarias, y el desgano vital y el "spleen", en ese lenguaje vicioso y portuario, pusieron el éxito en las manos del joven mercader de "especias" que retornaba del Oriente y el Oriente origino la plusvalía colosal de la mercancía; pasada la etapa afrancesada, lo exótico inglés caía como una cosa nueva en caminos de Quevedo y el gordo y astuto Bonzo, subía las gradas sacerdotales; por la segunda vez ofrecía la mercadería del ropavejero artista y del copista de las orillas del Sena, como de primera mano, pero el viejo veneno nuevo traía la seducción de las Colonias de Albión y la internacionalidad del gran viajero, la salsa humana, capaz de matar por intoxicación a una época, pero embriagadora como un cóctel de barrio de puerto chino, tóxico para los toxicómanos, cosa viciosa, cosa pegajosa, cosa gelatinosa y encantadora para las boites de la retórica y la poética de la agonía crepuscular de la burguesía, y la decadencia del Régimen, literatura snob, para snobs, la literatura por la literatura para los literatos y que los literatos aplauden, propaganda literaria adaptada a las agonías de las burguesías y de éxito por el éxito, como expresión victoriosa y regalona del burgués de la era burguesa; ¡ES EL GRAN MINUTO NUCLEAR DE PABLO NERUDA!; isócrono y monotono logra la magia verbal de las contradicciones y las oposiciones, y utilizando EL SI Y EL NO simultáneamente, maneja los contrarios y los términos antagónicos de la dialéctica en la decoración interna y externa de sus gárgolas y obtiene el régimen contradictorio del "Bungalow" en el Imperio colonial, en el cual la serpiente se abraza a la Winchester, a la Sagrada Biblia echada entre los desnudos pornográficos y a la vieja botella de Whisky de Escocia; aporta a Europa Hispania el ultramar caliente de los súbditos encajonado en la técnica angélico demoníaca  de William Blake y Eliot, sin olvidar la arcaica raíz de los Flamencos, creando sobre la base de las sombras cortadas a serrucho y, cuando llega a la España de Aragón de las Sierras, de la Ávila sudorosa y polvorosa de siglos de ratas, de santos o a la caldeada Andalucía africana, acude a Zurbarán, el de los Cristos quemados y ensangrentados, a Greco y a Goya, a los viejos santeros y, batiendo su producto internacional, que raja la placenta del chileno y la patea, y que fabrica de arriba abajo y no de abajo arriba, el trago de llanto y alcohol de los literatos inadaptados, le agrega unas gotas limpias de Quevedo, sobre la base de sangre del antiguo y calcado Góngora y un poquitillo del realismo, a pata rajada, de Teresa de Cepeda, y el whiskazo les va a socavar el pecho a los letrados; los humus preñados de fermentaciones y la central humedad del Sur, vana ocultar su poesía de resentido, que no fue nunca insurgente, que no fue nunca combatiente sino cómplice y usufructuaria, entre peñascos de sombras y, en el minuto de pateara las cortinas del templo y rajarlas, la técnica de la hoja bíblica y el humo del tabaco rubio o el rugido de algún pellejo de león traído del África Inglesa van a disimular las partes pudendas. Sin embargo, el astuto ser humano que es Neruda, olfatea la decadencia de la burguesía como problema general del mundo y del tiempo, comprende que compromete su porvenir, estando al servicio incondicional de la clase burguesa, que periclita corno clase y que la clase obrera llegará, victoriosa, como clase, a asumir el poder público, y esto lo percibe más en los vicios ajenos que en los libros ajenos y lo define  en los negocios y... HACE EL VIRAJE; recuerda la patria y él que fue un anarkos de café concierto y un inadaptado por la bohemia y la pereza, tórnase un chileno de cueca y corvo, con lazo trenzado en Yerbas Buenas, gran rodaja y manta a rayas, un chileno rugiente, de coraje, un chileno ciento por ciento y un español de la España popular y republicana; ingresa a la pelea enarbolando la bandera de SU AMISTAD con los héroes, pues si él no peleó como David Alfaro Siqueiros, "el Coronelazo", él celebró, como un Tirteo de Oficina, él exaltó y él destacó a los que se mataban por la causa sagrada de la libertad del mundo, cuya gran batalla la daban el Führer, los moros cipayos de Franco y sus marranos, el Duce y los mercenarios aventureros de la "Legión Extranjera" de Millán Astray, el degenerado, contra los héroes y los mártires del pueblo, los que indiscutiblemente, aunque perdieran, ganaba Neruda, porque este hombre opaco e intoxicado, de voz mal formada y sin carácter, gordo y con ojo pequeño, porque este hombre que parece insignificante, si es lanzado rascacielos abajo, de cabeza, cae parado; "ESPAÑA EN EL CORAZÓN", no es una epopeya alta y ancha, como el Sinaí, pero adquiere peso de emoción y rango de canto de macho, en donde el hombre olvida los viejos maestros franceses e ingleses y se toma del brazo de don Francisco, el de la "Epístola Moral" y los "Sonetos" o adopta las "Catilinarias"; pero aquellos vientos de huracán español no duraron sino los segundos de la gran epopeya popular de las Españas, y en los "CANTOS DE AMOR A STALINGRADO" no es la expresión lograda quien levanta el contenido, como un pabellón de oro y de fuego, es el contenido, como un pabellón de oro y de fuego, es el contenido el que levanta la expresión frustrada y si el poema respira el aire gigante de la grandeza, es el tema gigante quien hace gigante la insignificancia del estilo, no es un poema resolviendo un contenido, es un contenido resolviendo un poema, entre el desflecamiento continental universal de los bombazos y los platillos de la propaganda, que decide disparar al héroe, cañonazos de ditirambos. Pero, resulta que algunas "repechás" son tan complicadísimas, que el domador más bien sentado en la montura, también se pisa la huasca y, de ahí entonces, como, cuando el "actor" cae de rodillas frente afrente a sí mismo, en México, la caída es definitiva, y es lo que, nosotros los rotos, llamamos un culazo; el "vivo" Neruda ingresó al desfiladero y así como se golpeó el, corazón con  un litro de vino, "Alone", y se revolcó cuando lo deslumbró el Arcángel en el Camino de Damasco, y no reiteró un Mesías, sino que abortó un Cantinflas arrodillado, como un noble "CANUTO" que se confiesa ebrio y larga encima la saliva y el enorme hipo gloritronante, feo como queso de leche de culebra o de murciélago, inicia la caída definitiva, en procesión, y su funeral de invierno, y el antiguo vate, agudo en adaptara Jorge Enrique Ramponi a las "ALTURAS DE MACHU PICCHU", como antaño a Tagore al poema de amor de su juventud, ya no encuentra a quien imitar y como se imita a sí mismo, por la primera vez en la vida, naufraga; es que, por encima, o por debajo, de los "incondicionales" aplausos y patadas de amor el Nuevo Cristo Rey, por encima, o por debajo de los premios y los versos y la aclamación universal, programada, acomodada, incendiada en el corazón de las multitudes, en homenaje de homenajes A LA CRIATURA MARAVILLOSA, A LA CUAL NADIE, NUNCA, SABE POR QUÉ APLAUDE Y APLAUDE, por encima, o por, debajo, de SU demagogia, empieza la tragedia; y el gusano del tiempo carcome todo lo fofo con su colmillo feroz, derrumbando los espantajos enarbolados por  la equivocación horrenda, y el desventurado "Dios" de aserrín ambulatorio tropieza y cae, grotesco: es la época del artículo de periódico tratado como poema y del poema tratado como artículo de periódico, y son los tiempos tremendos en los que el centinela se equivoca y le aplauden la equivocación, ahogándolo, confundiéndolo, ahorcándolo a aplausos, sin sentido y sin destino, abundantísimamente, copiosísimamente, espantosísimamente, hasta que se atore con almíbar; pero Neruda, hecho a las arduas empresas, astutísimo y habilidísimo, precisamente le está tomando el pulso al momento y al abismo al cual entrará con la confianza desenfadada de los acostumbrados a la victoria; y al desarmar, cotidianamente, con desenfado y con desengaño, acaso, la arquitectura de su pobre estilo, que fue su gran destino, de su pobre estilo, que era ya siquiera, una gran conquista de su ser dialéctico e histórico, encadenado a las propias cadenas que él le remachó a su personalidad, sin que nadie pidiese cosa tan horrenda y como ofrenda de romántico y del mesiánico que es él, Pablo Neruda, adentro del crepúsculo tremendo ha de comprender que, frente a frente a la historia y a la sociedad humana, pierde la batalla; y está perdido; rebajó la condición del creador artístico, por debajo del oficio, la faena y la artesanía, por debajo de la responsabilidad de los trabajadores intelectuales, a la cabeza de las masas obreras y el pueblo, como expresión de la combatividad de las masas obreras y el pueblo, sobre el cual retorna lo que recibió: LAS MEDULAS, por debajo de la militancia disciplinada en el combate, y ahora se desnuda al pie de su propio fantasma, llorando los equivocados destinos... del escritor famoso, precisamente por aquello sobre lo cual querría silencio. A Pablo Neruda, "Alone", va a ser necesario e imprescindible ARRASTRARLO a la coronación definitiva de los mártires de su propia y terrible gloria. Así como él inventó la investigación retórico poética en los "TRES CANTOS MATERIALES", que son divagaciones idealistas alrededor de la realidad y dio contornos de casas a las sombras de su cerebro y así como dice que hace realismo, cuando hace plebeyismo y demagogia, él, que conoce perfectamente el valor del "slogan", repetido con sentido de letanía, se va a torturar la corteza cerebral con el tam tam precolombino del Emperador Jones, machacándole la conciencia en los endecasílabos castrados de su literatura PARA LAS MASAS. Y, atragantado de popularidad, se va a ahogar debajo del papel manchado, como la hembra usada en público, adentro del colchón tremendo.

Neruda es un "bardo" de tan mala memoria, como, buen ojo, para la "carrera de las letras".

En un artículo de periódico con sonsonete que él titula "ODA A LA ENVIDIA", se lamenta de que lo atacan tanto y anuncia que Morirá cantando. Eso es lindo. Pero no es cierto, "Alone"; yo recuerdo al aeda cuando paseaba sus consonancias y sus petulancias, asistido, endiosado, bendecido por la BANDA NEGRA de Tomás Rubén, que se atragantaban con las hallullas del Perico, que les proporcionaba Felipillo y el vinito de la Ñata Inés, que les pagaban otros; "Crepusculario" fue cantado por usted y por Pedro Prado, al cual se visitó y se trabajó el astuto joven de Temuco. La gran táctica de Neruda se ha basado siempre en los ágapes de homenaje, hasta alcanzar a desencadenar en los adolescentes el paludismo nerudiano literario. Vicente Huidobro me mostró y me leyó una antigua carta de Juan Larrea en la que le contaba las correrías y las peripecias del fiel García Lorca, de puerta en puerta por Madrid adentro, suplicándoles su adhesión a "PABLO", al cual herían los venablos envenenados que le metían sus enemigos. Parece que Jiménez, (y aquello me lo comentó en Washington), no accedio a firmar la proclama, ni Larrea tampoco, por lo cual la comparsa del lirida se dedicó a insultarlos por teléfono.

Lo único que yo acepto como ejemplo de broma un tanto pesada, al poeta es que le daban como "alias" un pez muy sabroso, con olor a "Roquefort"...

Pero, acaso, eso era una gran calumnia, al amigo y cantor de Rojitas Giménez y del Ratón Agudo, porque un personaje tan enamorado y tan correspondido con tamaño frenesí, tal él demuestra en "todo el amor”, con el cual deja chiquitas alas DONCELLAS Y SEÑORAS MUY FAMOSAS de don Juan Tenorio y a las 70 mujeres de Prendes Saldías, no podría ser por modo alguno y desde ningún punto de vista, un vate mal tatuado que canta sus amores como los marineros... "que besan y se van"...

Comprendo y encuentro razón, "Alone", a Neruda; aquello y lo de "PLAGIARIO" con que lo azotó un escritor joven de aquellos días, hoy más o menos famoso e ilustre, eran cosas duras y algo terribles, para un pionero que se dedicaba a conquistar la Capital de Chile; pero el cantor de "los jóvenes homosexuales y las muchachas amorosas", se sacaba las balas con su grande ingenio, cuando se sacaba los zapatos.

¡Gran poeta de Cantina y Boite fétida!...

Ahora, si afirma que le hacen bastante bien los ataques y alguien lo ataca, ¿no le está dando en el gusto al cantor popular, a quien defienden sus iguales con tanto ahínco como adhesión domiciliaria, cantándole, sobajeándole, llenándole de mimosidades, que le agradan, a él, que es rico, famoso, calvo, como lo fueron Salomón, Nabucodonosor, Creso o Salvador Dalí, el franquista?...

Pero sí enfrenta lo heroico, falla la máquina.

Usted ha destacado y celebrado muy entusiastamente la capacidad comercial del señor Neruda: "a tout Seigneur tout Honeur", según decía el "querido" de Calígula; ¡dicen que tiene la concha más grande de América!; yo se la celebro y no se la envidio, pero sea esto, o no, verdad, me parece indiscutible, en materia de negocios, que ninguna de aquellas personas que en todos los tiempos comerciaron con moluscos, como la señora mamá de Nerón, por ejemplo, o las cortesanas y las prostitutas o las bayaderas de los templos arcaicos de Dionysos, llegaron a transacciones tan eminentes como Neftalí Reyes Basualto que afirma cantando la envidia: "Cuando llegué a Santiago me costó mucho cambiar de traje", y agrega: "Yo me hundí en el abismo de las casas más pobres, debajo de la cama, en la cocina, adentro del armario, donde nadie pudiera examinarme" (?), y ya, repleto de sarcasmo: "Puedo, si lo desean, regalarles una paquetería, comprarles un paraguas... puedo enseñarles a andar a caballo..." ¿Qué le parece a usted, "Alone", el terrible caudillo éste? Con que "DEBAJO DE LA CAMA", ¿no?, ¡qué emocionante!, he ahí, entonces el lenguaje heroico correspondiente a las masas hambrientas de Chile, la épica social, el realismo del angelito de La Frontera, con el cual va a inmortalizar a los trabajadores, desde su "ONOMÁSTICO DE HELIOGÁBALO".

No, basta de bromas y mistificaciones.

Neruda se está burlando de vosotros, oh! buenos amigos, porque él no es una tamaña sombra como para eso; es el César beodo que nombra cónsul a su caballo; es Nerón, el Nerón envenenado de vanidad y degeneración que castra al esclavo y se casa con él, borracho y emputecido…

El ex amigo ha utilizado Personajes y Sacristanes de condición tenebrosísima contra sus rivales, azuzándolos y arrojándolos encima de la reputación vecina.

Hoy por hoy, "Alone", llegado al Cardenalato, es juzgado por usted, que no aceptó la condecoración del Prelado; pero a resulta luego de estudiar minuciosamente el asunto que tan Cardenal como es usted, "Alone", lo es Neruda, porque la sotana roja de ustedes es la sotana cardenalicia de los togados eclesiásticos, como el robusto Monseñor coleccionista de Michoacán; aunque el Abate, como los rábanos, luzca una gran corteza carmesí violenta y tremenda y una gran pelada de obispo de utilería; Neruda, como Ud., "Alone", es un burguezote, bien resonante de vanidad y usufructuario de un gran Momento, al cual aporta su condición escandalosa y poltrona de Gran Duque y al cual explota rodeado de alitas.

Ahora nos provoca y nos perdona; gracias; pero el bardo utiliza la palabrería rimada del ebrio y arroja un tufo horrible; es decir, distribuye su misericordia hipando; y no comprende, el Líder, que cuando los paisanos se ponen odiosos, es entonces llegada la hora del directo a la mandíbula.

Como Ud., "Alone", Pablo Neruda es y fue un corruptor de la juventud chilena y americana: Ud. aplaudiendo en tinieblas desde todos los diarios de la Derecha, Neruda escribiendo en tinieblas entre todos los diarios de la Derecha y para la reacción oligárquica, hoy mismo, seguro, y a las que dio carácter universal, viajando en comisión del Estado; primero lo aplaudieron los snobs de Chile y luego los snobs de Europa, porque en Europa también hay snobs (!), y se retrató con personalidades, como cualquier dueño de hoteles internacionales; ¿vivirá esta cosa fea y prefabricada, a la cual Neruda llama POESÍA REALISTA y es una gran pregunta sin respuesta, lo que vivirán los objetos bellos que "aquesta" gran personalidad condecorada colecciona, entre damajuanas y alpargatas de las antiguas carnestolendas con olor a corazón despedazado y a guitarra?...

Nosotros no creemos que trabajar por la Paz y por el destino mundial de los trabajadores, consiste en banquetearse, únicamente, y en invitar a Ud., "Alone", y a su compinche latifundista y ultramontano, Luis Valdés Larraín, a que abran las puertas al invasor del Departamento de Estado, originando vergüenza, tristeza, miseria en el corazón de la clase obrera y el pueblo.

Famosa o no famosa, aquí y ahí y allí, "Alone", en Chile está toda mi obra: estúdienla, compárenla, destrúyanla, si les es posible; pero no vengan ustedes con la pampirolada de que una vale más que otra porque la conocen en Europa, porque en Europa también conocen a la Carolina Invernizzio tanto y cuanto a Neruda y el éxito jamás dio la medida del mérito; Neruda tiene fama, pero no tiene genio creador, ni talento; posee a cambio, la paciencia y la astucia, la paciencia para estar en pose de "divo", de cantante, de chulo eternamente, y la astucia para engendrarse congresos y homenajes, de homenaje en homenaje, negociando por debajo; como los tongos son tongos con culero y todo, según y como lo dijo Pero Grullo, los impresiona la pantomima; y he ahí entonces al Mesías, en zapatillas, saliendo de la Laguna de las Tres Pascualas, con el soneto al aire y la camiseta rayada en el Monte de Piedad del Olimpo.

Yo también he celebrado mi cumpleaños, como Neruda: el 13 de marzo cumplí los sesenta; pero celebré solo el hecho y nadie escuchó el lagrimón de fuego que fue rodando mejillas abajo, hasta mi corazón de varón solitario y desgraciado, allá en las mojadas tierras donde lo parieron a él, porque cada hombre se apea a su manera amigo; a propósito, Neruda que es tan risueño y tan chistoso y tan diablazo, y que ofrece enseñar a montar a caballo ¿porqué no me enseña a mí, él a quien Jorge Sellán amarraba a la montura lastimosamente?...

Sucede, así, Alone, que ustedes se han equivocado, ¡los astutos reaccionarios!, y han creído a Neruda el CUCO y no el CUCU, el CUCO terrible y enrojecido; no; esos son efectos de la propaganda, pues el buen Neruda es un vividorcito, bueno para el trago, que, efectivamente, yo le enseñé a saborear, ha 32 años, sí, cuando llegó con chambergo y chuletas de Temuco a mi oficina, con mi nombre copiado; fue mi caricatura durante su juventud, el afortunado negociante en homenajes; y yo lo "invité" en ese instante y le presenté mis amigos, hasta que comprendí y lo comprendí tardíamente, que un tremendo piojo del Sur llegado, me andaba en el cogote.

Pero, el miedo es, fundamentalmente, el basamento de la intocabilidad de Neruda, el miedo a echarse el bullicio encima, el miedo a la intriga, el miedo a la calumnia, el miedo a la mentira y la difamación "irresponsable de los nerudientos del Oriente y del Poniente.

Neruda es un Granseñor que mueve ujieres con dinero y con poder público de carácter personalísimo; indiscutiblemente su partido es el partido popular de Chile y del mundo, el gran partido de los explotados y los humillados de toda la tierra y él merece todos los respetos; yo lo respeto y lamento plantear mi no acuerdo central con Neruda y mi acuerdo total con su partido.

Únicamente que el Olimpo, "Alone", está a la orilla de la Roca Tarpeya.

Síntoma de la desintegración clínica de Chile son estos hechos feos en los que un Tirteo de hoy ese lanza a todo lo largo de Chile a celebrar su cumpleaños, como si el cumpleaños de cualquiera le interesase a la República más que el cumpleaños de Ambrosio, el de la carabina...

La relación inconfesable, pero indubitable que existe entre Pablo Neruda, QUE JAMÁS ATACÓ A LA OLIGARQUÍA CHILENA, y el Justicialismo, ¿incluye la traición simoníaca, que yo no afirmo?...

El peligro central del endiosamiento de sujetos humanos, es el peligro central de todos los mitos: se petrifican. Es decir, pierden contenido y forma, las masas caminan más rápido que ellos y ellos, entonces degeneran, devienen cacharros y bacinicas, abandonan el rol deífico y van a dar debajo de los catres, en donde "confiesa" que se metía el valiente Neruda, a fin, (son sus palabras), de que no lo "examinaran". En ese instante, ustedes, los sirvientes intelectuales de la oligarquía, se orinan en ellos. Es lo que ha puesto en práctica usted con el famoso y pobre hombre temuquense: lo ha revolcado, como a un estropajo con su caracolismo y sus negocios con la Universidad equivocada. Ahora bien, el Frankestein avanza y abusa, reclama los derechos frankenstenianos. Concedo, por ejemplo que algo se ha ganado con el onomástico del bárbaro usufructuario de comidas y tomadas pantagruélicas, algo, algo apenas. ¿Qué? La conquista de la "Casa de Bello", muy relativamente. Y la venida de las visitas ilustres. Bien, señores: pero, el mito ha lucrado en gloriola escandalosamente, ha soltado versos manchados con ahínco singular, mamando la popularidad a dos carrillos, y se ha revolcado como percherón ensillado en el comando de la pampirolada: PERSONALISMO, BUFONADA, OPORTUNISMO, BASURA!...

Carroña burguesa.

Con respecto a los "amenazamientos" del conocido y distinguido Monseñor del "Farewell, le voy a convidar un cuentecito que me regalaron por Chiloé adentro: un gran Señor de Horca y Cuchilla, sacaba a orinar dos inmensos galgos "académicos", cuando tropezó con un rotito y su quiltrito, un quiltrito roñoso, como todo perro de "roto"; "oye, jardín de tiras", le dijo, "aleja tu hermano, que te lo van a matar mis perros"; "no, patrón", le contestó el verdejo, "éjelo no más, éjelo por aniñao, él se las acomodará con esos tremendos "Premios" que a Su Merced lo acompañan, y si cae, cae en su ley peliando"; se produjo la batalla campal, y, a poco andar, los perrazos estaban con la panza al aire, adentro de un charco de sangre; "roto malvado", le espetó el futre furioso y amenazante, "roto malvado, asesino, qué animal asesino como vos, es ese quiltrillo tiñoso, dímelo o te mato, pícaro, asaltante de la propiedad privada, comunista, agitador profesional, anarquista, borracho, ladrón, mugriento, antipatriota"; "no se sulfure tanto, el caballerito", le contestó el hombre del pueblo, "el quiltro me lo (regaló cuantuá un cazaor cordillerano, ¡recontratorrante, y como tenía piojos en las mechas que le colgaban de la caeza pal cogote, yo se las anduve cortando". El quiltro no era quiltro, Hernán Diaz Arrieta, era león...


Pablo de Rokha: Neruda y Yo. Editorial Multitud, Santiago de Chile, 1955.

A mi me gusta escribir

Ya el titulo de la página es engañoso megustaescribir.com y ofrecen desde hace unos meses lo que bubok.com.ar esta haciendo desde el 2004 y hasta me animaria a decir que nos han copiado.
Y donde veo cierta mala fe?, en que le hacen creer al autor que ellos son la antesala de penguinbooks. Claro previo pago de una suerte de recomendacion. Cobrando lo que debe ser gratuito que es el servicio de lectura de un manuscrito.
Pero no somos oportunista y hace mucho tiempo que estamos construyendo, hablo de bubok de la que soy director en Argentina, una plataforma de edicion online la más compleja y robusta en hispanoamerica con filiales en siete países.

Qué o cómo

Cómo se lo digo o qué le digo? Confesarle algo a tu pareja, hacer la revolución o contar un cuento estarían regidos por lo que sostenía Nabokov, también Borges y Cadicamo y mi vieja, que son las maneras las que rigieron la revolución cubana y el descubrimiento de la penicilina.

martes, marzo 10, 2015

Depresión y las bombas cayendo sobre Londres

Churchill la llamó perro negro y tuvo que lidiar con ella en los tiempos que Hitler jugaba a las cañitas voladora en Londres. Tuvo que salir a pedir mucho sudor a sus compatriotas en tiempo que los muchachos no abusaban paroxetina.