viernes, febrero 20, 2015

Desmiento, Señor Juez, lo que recién acabo de decir

------imagen: caricatura grotesca de un autor vestido a lo chaplín, contemplando a Stepehn Kin----


Hay una muchedumbre viviendo de escribir, no de la literatura y en esa autopista, los escritores son muy listos para sobrevivir, al fin  y al cabo, por amor al arte, ellos ejercen ese movimiento de dedos acompañado por una birome (o bolígrafo, coño!).
Además puede estar querer editando, quemar todas sus cartas a Señor Editor mi nombre es .... y le adjunto mi manustrito (terrible antes, había que enviar la prueba de que soy escritor en papel, correo).

y se decide a la auto-edición, no lo hace engañado por alguna reconvertida Continental School, sabe que no sera Stpehen King, no por lo mal que escribe, sin por su glamour, dólares.

Eso, en la auto-edición no engañamos a nadie o por lo menos no, Bubok.com.ar la que dirijo en Argentina (pasen y vean).


¿Se puede vivir de la literatura, perdón escritura, no, no, de escribir?





------------imagen de un escritor al que acaba de rompersele la punta del lápiz--------
------------ alguna imagen gugleada: un escritor al que le cae una nube de pesos, euros y el ruplex la nueva moneda griega------


Por favor leer a Guille: https://elblogdeguillermoschavelzon.wordpress.com/2014/09/30/de-que-vive-un-escritor3/

¿Ya lo hicieron?, bueno no se puede vivir de la literatura, tampoco del amor, Calamaro tiene razón.

Postié algunas cositas en el blog chavelzoniano:

Interesante nota, es la oscura y reprimida verdad, que nadie dice generalmente por que el deseo de ser escritor es un gran negocio. Todo apunta a alentar la actividad, exagerando lo que ganan, generando libros de auto-ayuda que ni el que lo escribió se lo cree, muy parecidas a las publicidades de Continental School de los años sesenta en la revista Rico Tipo o El Tony, de un desempleado, ese es el relato, que luego de hacer un curso de dibujo de historietas en Continental School, consigue un superempleo en una revista y en la siguiente viñeta, jajaja, está rodeado de mujeres en una playa con un Vermouth coronado por una guinda y un limón.
...siguiendo con el (abrumador) tema de esta industria del timo "de ser escritor", llaman a un curso de edición o algo parecido, la zanahoria es que se leeran los manuscritos por un "lector" de la editorial que organiza el curso. Los manuscritos elegidos serán publicados (jajaja).

Otro curro (el sentido argentino, timo y no el español trabajo). Una scouting, alguien que anda en la búsqueda de escritores, obras ignotos, como si fueran vetas de oro escondidos en minas profundas. Le escribí, me dijo que me podía mandar un listado de editoriales y agentes para que yo escriba (esa información esta en Internet) y la otra opción es el editing, un eufemismo-galicismo para decir dame el manuscrito, y te lo tuneo para que se lo enviés a una editorial-agente.

jueves, febrero 19, 2015

Empresa de prevención del fracking póstumo















Habría que prohibir el fracking póstumo, contamina al autor, le hace decir cosas que solo borroneo y tal vez un Acv o sus fobias y actos fallidos no le permitió incendiar. Algún día escanearan el cerebro de los autores muertos y continuarán las obras completas hasta el final de los tiempos.
Propongo una ley anti-fracking literario e incluso un sistema de alarmas tempranas, una suerte de farenheit de los papeles póstumos.
Una empresa, probablemente creada por algún kickstarter, un entrepreneur gracias a los capitales semillas, llevará un registro de los autores próximos a morir, los visitará y les ofrecerá el servicio que es quemar sus anotaciones, borradores, libretas, etc, lo que él elija quemar.
Nacería su antípodas, una empresa que lanza el discurso contrario, su lema "viva lo póstumo", su prédica es: lo mejor de un autor es lo que cajoneó y viraliza agresivamente esa idea, incluso arroja bombas incendiarias contra las camionetas que llevan el estigma del antifracking.

martes, febrero 10, 2015

Física y narrativa

El Big Bang es una épica, no son ya los dioses griegos, Zeus, tampoco Jehova y los siete días, pero hay un relato.