martes, junio 28, 2016

Sospecho de Vaclav Havel

Hoy encontrarón a un ex-vicepresidente de un país sudamericano que fue derrotado en futbol por un vecino pais despiadado con el sentir narcisista de su hermano de frontera. Ese señor, que habría ido a ver el partido, dormía en un aeropuerto de USA. Como muchos, yo también he dormido en aeropuertos, en general para no pagar hotel. Pero es extraño encontrar a un poderoso hacer eso, pudiendo pagarse una sala vip y llama la atención encontrarse a estos poderosos haciendo lo mismo que hacemos los ciudadanos de clase media. Para algunos puede parecer un simulacro, para otros un acto de tacaño, para otros un gesto de honradez, para otros la confirmación que una imagen vale mas que la oscuridad de todos nuestros actos.

Vaclav un poco antes de asumir de Presidente de Checoslovaquia confesó que sospechaba de si.Vaclav Havel  fue  escritor y dramaturgo checo, el último presidente de Checoslovaquia y el primer presidente de la República Checa.Gobernó durante tres períodos hasta 2003.Vaclav fue también un
disidente que tuvo protagonismo en la primavera de Praga.

Sospecho de mi

de Vaclav Havel



(...) Soy uno de los que considera que el ocupar un cargo político es
una expresión de responsabilidad hacia el conjunto social, y hasta
como una especie de sacrificio. Pero según voy observando a otros
políticos, de los que sé cosas y afirman lo mismo que yo, me siento
obligado una y otra vez a analizarme y a preguntarme si quizá ya
empiezo a engañarme y si se trata, a lo mejor en mi caso también, de
una inspiración no confesada de cerciorarme de que significo algo y,
por ende, de que existo, más que de un auténtico servicio a la causa.
Resumiendo: empiezo a sospechar de mi de manera permanente.

   (...) Resulta muy interesante observar lo diabólica que puede ser la
tentación del poder. Se puede apreciar mucho mejor en aquellas
personas que nunca tuvimos ningún poder y que siempre criticamos con
audacia a los poderosos por disfrutar de tal o cual ventaja que
ahondaba la distancia entre ellos y el pueblo. Cuando de repente nos
vemos en el poder, instintivamente empezamos a parecernos a nuestros
despreciables antepasados. Nos molesta, nos irrita, pero verificamos
que no somos capaces de resistirnos.
Puedo resumir: recibo un trato privilegiado cuando voy al médico; no
debo de conducir mi coche y mi chofer nunca está de mal humor por
circular a paso de tortuga en Praga; no necesito cocinar ni buscar
alimentos, ni siquiera necesito marcar los números de teléfono cuando
quiero hablar con alguien.

   (...) Pero lo peor es que todo responde a una lógica indudable. Haría
el ridículo y sería despreciable si llegase tarde a las negociaciones
que responden al interés de mi país por perder mi tiempo de presidente
en las antesalas del dentista, en las colas para comprar carne,
luchando con la oxidada red telefónica praguense y tratando
desesperadamente de conseguir en Praga un taxi, sin parecer un turista
occidental con dólares en el bolsillo.
Pero dónde termina la lógica y la necesidad objetiva y dónde empiezan
los pretextos?
Es que acaso conocemos y sabemos discernir el instante en que ya no se
trata del interés del país, al que nos sacrificamos tolerando nuestras
ventajas, y se trata ya de nuestras ventajas, las que disculpamos
hablando del interés del país?

   (...) Confieso que se necesita tener un nivel elevado de reflexión y
autocrítica para ser capaz de identificar ese instante, por muy buenas
que hayan sido anteriormente las disposiciones. Yo mismo, que lucho
constantemente, y con escaso éxito, contra las ventajas de que gozo,
no me atrevería a afirmar que soy capaz de discernir siempre y con
seguridad ese momento. El ser humano se acostumbra, se desacostumbra,
y a la postre -sin darse ni siquiera cuenta- puede perder su sentido
crítico.

   (...) Repito otra vez: estando en el poder, sospecho siempre de mí
mismo. Hay algo pérfido, de doble sentido. En las tentaciones del
poder. Por una parte el poder político ofrece la estupenda posibilidad
de convencernos durante todo el día de que existimos y de que poseemos
una identidad irrefutable, que se plasma en cada una de las palabras y
en cada uno de los gestos.
No obstante ese mismo poder político, y en todo lo que lógicamente lo
acompaña, está escondido un terrible peligro: de forma imperceptible,
pero irresistible, nos priva de nuestra existencia y de nuestra
identidad, simulando que las confirma.

   (...) La persona que se olvidó cómo se conduce un coche, cómo se
hacen las compras o cómo se prepara café, o cómo se llama por
teléfono.... No es la misma persona que lo ha sabido hacer durante toda
su vida. Tampoco lo es cuando se ve por la televisión y se comprueba
que todos sus movimientos están condicionados.
Se convierte en un preso de su cargo, de sus ventajas, de su posición.
Lo que a primera vista confirma su identidad y, por ende, su
existencia, en realidad le priva imperceptiblemente de su identidad y
de su existencia. Ya no se autodomina, por que está dominado por algo
distinto: por su cargo, sus exigencias, sus consecuencias y sus
ventajas.

   (...) De todo esto se deduce que la política es un sector de
actividades humanas que plantea mayores exigencias al sentimiento
moral, a la capacidad de autorreflexión crítica, a la verdadera
responsabilidad, al buen gusto y al tacto, a la capacidad de entender
el alma de otros, al sentido de la medida y de la humildad. Es una
dedicación para personas que no se dejan engañar.

   (...) Todos los que afirman que la política es un asunto sucio,
mienten. La política es sencillamente un trabajo que requiere de
personas puras, por que resulta muy fácil caer en la trampa. Una mente
poco perspicaz ni siquiera se dará cuenta. Por lo tanto, tienen que
ser personas especialmente vigilantes las que se dediquen a la
política, personas sensibles al doble sentido de la autoconfirmación
existencial que de ella se desprende.

Ignoro totalmente si pertenezco al grupo de personas vigilantes. Solo
sé que debería pertenecer a ese grupo, ya que acepté mi cargo....


Aquí mas Vaclav http://prodavinci.com/blogs/los-intelectuales-y-la-politica-por-vaclav-havel/

viernes, junio 17, 2016

El Quijote autor de Pierre Menard

Las Meninas 01.jpg


Cuando Pierre Menard, autor de Borges, se toma el trabajo de reescribir el Quijote nunca pensó que estaba jugando con fuego, que aquello, El Quijote, no era una materia inerte sino un espejo donde había una simetría especular, de igual a igual, como en el cuadro Las meninas donde   se pierden las fronteras de lo real y lo representado. Todo es real, una realidad especular, o mejor dicho múltiple, como un espejo roto.
Los libros para tener vida no necesitan ya un lector, un yo que les insufle vida del mismo modo que una tormenta no está esperando un observador para arrojar su rayo.
Los libros permanecerán junto a los átomos y el fuego,  millones de años después que el hombre se haya extinguido.
Pierre Menard ya está terminando su agobiante y aburrido destino, es la última página de la segunda parte de El Quijote:

Para mí sola nació don Quijote, y yo para él; él supo obrar y yo escribir;
solos los dos somos para en uno, a despecho y pesar del escritor fingido y tordesillesco que se atrevió, o se ha de atrever, a escribir con pluma de avestruz grosera y mal deliñada las hazañas de mi valeroso caballero, porque no es carga de sus hombros ni asunto de su resfriado ingenio; Quijote, van ya tropezando, y han de caer del todo, sin duda alguna. Vale....


Sabe que habrá un final de su tarea y después podrá caminar libre por el mundo real pero al mirar por un espejo de la habitación donde esta escribiendo cree haber visto una figura espectral, un caballero esquelético, con la barba crecida y se acerca al espejo para encontrar un hombre de espalda gastada que escribe y escribe:
La obra visible que ha dejado este novelista es de fácil y breve enumeración....

jueves, junio 16, 2016

Robo para la Revolución


Raúl Lilloy


Robo para la corona, el libro de Verbitsky, es la descripción, casi fisiológica de cómo funcionó la corrupción en los tiempos de Menem, los vínculos entre el poder político, los empresarios y el vínculo corsario.
Con la excusa que la Revolución o la Causa necesita dinero, logística, fierros, aparatos, el fin justifica los medios. En los setenta los Montoneros y el ERP secuestraban empresarios y lo recaudado se lo daban a otros empresarios que eran los que le administraban ese dinero dedicado a la Revolución. Si nos fuéramos a los tiempos de la Revolución de 1810, las cosas funcionaban también así: siempre los recursos y su obtención por las buenas o las malas (las joyas de las patricias mendocinas). Lo de San Martín era una situación claramente revolucionaria e incluso de guerra de liberación y hay mucha distancia entre eso y los chamuyos y chanchuyos de Lopez y una cadena funcional de complicidades que no sabemos, hasta hoy, 17 de junio de 2016, adonde llega.
Todo empieza con la financiación de la política, se superan ciertas barreras morales, éticas, total es para la Revolución, la Causa, la Patria Justicialista, Socialista, y en cada giro, los fondos, las cajas son más oscuras y tenebrosas.
Los cuadros políticos, los que llenan estadios y sostienen cánticos progresistas, tienen poca vela en esa fiesta. Está la militancia por un lado y los negocios por otro, y en el medio un tabicamiento. Ese tabique está garantizado por la obediencia y una falsa lealtad. Desde que se empieza a militar hay muchas señales de que ha entrado a una organización donde si algo está ausente es la participación, la democracia. Nadie quiere saber lo que pensás, nadie te lo pregunta y aunque los medios hablan de corrupción, hay rumores por aquí y por allá, la militancia tiene que hacer silencio... por lealtad y obediencia. La militancia, como el perro de Pavlov, ya está entrenada en eso. Incluso no le parecerá raro que todas las decisiones de los cargos electivos no han pasado por él, todo viene de arriba, del Señor de las moscas.
Los testaferros en ese modelo son fundamentales y podemos pensar que López, el fallido enterrador de los ocho millones de dólares, era parte de esa idea: un testaferro de la causa; hay otras causas y otros testaferros. ¿Pero quién controla al testaferro, a los corsarios?, podríamos estudiar el ascenso a la clase alta que cada tiempo político generó: barrios privados, contratos petroleros, coches de alta gama y una cosa importante no se trata solo de los supermillonarios, también de la generosidad de estos con jueces, fiscales, policías, funcionarios y así una corte emergente de nuevos ricos que completan algo que no termina con el entierro de divisas en un monasterio asistiendo a un Crimen ferpecto.
Todo esto tiene que ver con el tema de la recaudación, la financiación política. De nuevo eso de que el fin justifica los medios, eso de que una casa se hace con materiales nobles y porquerías como una excusa para la corrupción.

La obediencia
Pero hay otro factor que contribuye a que los corruptos sean tan invisibles en organizaciones donde la causa es justa y popular: la obediencia, debiera haber empezado por ese factor . Que estos hechos de corrupción hayan permanecido en el inconsciente, es porque el modelo de la obediencia política obliga a que no podemos hablar mal, ni sospechar de los que son de nuestro palo. Sigue vigente lo que decía Oscar Wilde, la moral siempre es la de nuestro adversario.
López había sido denunciado hace tiempo, lo mismo Jaime e incluso Baez, pero nunca vi una denuncia del "palo" y así funciona el mecanismo de la obediencia, no podés hablar mal de los tuyos. Los trapitos se lavan adentro, pero finalmente tampoco te van a permitir que lavés para adentro y si ahora lo estamos haciendo es porqué los draculitas se han debilitado, han perdido las elecciones, duermen en sus cajones esperando la noche de Macri para resucitar.
Tampoco existen mecanismos democráticos modernos para que la militancia se exprese, por eso tan sabiamente el voto es secreto. No hay ni debate ni conversación, se bajan lineas, incluso todo el lenguaje habla de luchar, militar, pelear, estamos ante la metáfora de un ejército imaginario.
No es solo en La Cámpora que pasa eso, esto es constitutivo de todo el peronismo y de la política argentina de los últimos tiempos. Los cargos se definen siempre desde  arriba, ni los muchachos de la Cámpora eligen a sus representantes los que serán legisladores y en las camaras tambien funciona el absoluto verticalismo.
Verticalismo esa es la palabra que tenemos que decodificar, desarmar, deconstruir para abarajar de nuevo y avanzar en un concepto de conducción que sea participativo y transparente.

Cuál es la discusión, la agenda que nos quema la democracia: Más democracia en las organizaciones, más transparencia y que el fin no justifica la corrupción.

jueves, junio 09, 2016

Más de un millón de libros escritos, imaginados, soñados



“Solo en 2014, se registraron en Argentina 28.010 títulos”, sumemos los que no lo registraron, los que nunca terminaron el manuscrito, aquellos que solo lo imaginaron pero con persistencia, día a día, contandoselo a sus compañeros de trabajo, ¡son millones!, algo así dice Butor en Repertorios.
En una perpetua cadencia de simultáneos reality shows y en ese caos, tumulto, los que escriben bien, devorados por su narcisismo que no los deja dormir, a la espera de una oportunidad en una muchedumbre que solo quiere ser su protagonista. Al final, si hay algo de sabiduría y hace bonzo de su narcisismo, se dará cuenta que escribimos para nosotros y eso no es verso.

domingo, junio 05, 2016

Facundo Manes, neurostar

Facundo Manes irrumpió en el estadio y el.estrépito de miles de fans maestras fue un unísono himno que llegó sinápticamente al brillante cerebro del neurostar.
Una mezcla rara de pastor tele-evangélico, Hawkins fisicoculturista, Favaloro revival y Pinky Cerebro, Manes irrumpió desde el fondo del estadio. Su asistente, clamaba: "ahí viene, ya está con nosotros, Facuuuundo Manes y al final nos autografiara su último libro".
Manes se cansó de arrancarles suspiros y aplausos a sus incondicionales fans: las maestras; cada vez que Facundo invocaba la educación pública, gratuita y laica, a que las abnegadas no ganaban buenos sueldos, que la esperanza es que los estudiantes quieran de nuevo ser maestros, estallaban los aplausos, los vivas.
Hubo un break que las.maestras aprovecharon para cargar sus termos, ir al baño o visitar la.mesa de libros de.Manes y otros neurocientificos que recomendaban, entre otras cosas, como ser más.creativo, bilingue o seducir.mejor con los.nuevos descubrimientos de las neurociencias.
Manes no cejo en hablar y hablar de las.virtudes de su último libro, una suerte de divulgación legrandiana, finoli, finoli, donde nos rebela qué tenemos.los argentinos tras el cráneo. Que.no respetamos las señales de tránsito, por supuesto el.clasico de.la viveza criolla, que somos chorros y la efectiva alusion a los utópicos paises desarrollados donde la gente es feliz, culta, se escucha, respeta los semaforos y tira los papeles en los cestos municipales. Son ellos para Manes. la. señera estrella del norte adonde nuestro destartalado pero creativo velero debe poner rumbo.
No faltó la.apelación a sus inicios humildes.con una.madre semianalfabeta que.le.inculcaba los estudios para tener inclusion social. De su padre también se emocionó hablando de ese médico rural de El Salto no.Salta, aclaró. Como corresponde a todo aquel que está muy arriba, él también fue un alfeñique, él hizo trabajos muy humildes, él también se desconcertó, hombre del interior, cuando conoció la ciudad de Buenos Aires.
El patetismo.llegó al paroxismo cuando nos habló de que.la.mejor educación que recibió no fue.en Harvard sino.en una Universidad estatal y .de.sus excelentes.maestras y de nuevo los aplausos.
Hablo de. los valores a recuperar, y que nos unamos.los argentinos en torno a la creatividad, y de nuevo se.emocionó.
Las.maestras seguían aplaudiendo a rabiar. AL final todos salieron en orden con los termos sin agua y con.la esperanza que dentro de 20 dias les.llegaria el certificado, con puntaje para los concursos, felices de haber asitido a una.emocionantes jornadas de neurociencias y educación.