Maldita burguesia, maldita sociedad


"Melendi, un músico con greñas de esos que presumen de estar todo el día emporrado e ir en contra de toda norma establecida, protagonizaba una campaña de unas barritas de chocolate? "


Sí, sí, odio el dinero, aunque después salga manejando un Renault Laguna de treinta mil euros, pero es que cualquiera que junte unos 1500 euros mensuales, puede comprar un Laguna. Yo podría andar en un Mercedes de 100 mil euros pero si elegí ese puñetero Laguna es porque lo veo seguro y también, no me voy hacer el estrecho, porque los mierdas de la Renault o mejor dicho los goebbels de la agencia Orbital, que lleva la cuenta Renault, me pusieron mucha pasta para hacer esa mierda que hice y que ahora todos mis amigos punk me critican, dicen que soy un simulacro, dicen por cierto, sin mucha astucia, lo que dice la publicidad, eso de que a todos nos gustaría vivir bien y aparece un gorila relaciones públicas cuidando mi Laguna. Puede que les hubiera gustado otro spot publicitario donde atropello viejitas que cruzan la calle, puteo al que me hace una mala maniobra cuando conduzco, me fumo un porro mientras espero la luz verde, me hago hacer una fellatio con alguna fans punk que me espera en el camarin, me esnifeo en todo momento. Pero digo yo, ¿qué coche se puede vender con esa imagen, tal vez más real de lo que soy? Puede que por eso a Melendi lo llamaron para un chocolate y no para el Laguna, yo hago lo mismo que él pero de puertas para adentro, siguiendo como Bisbal las estrictas recomendaciones de mis RRHH.


Juro que nunca me contaron que esa publicidad iba a ser tan mierda, tan mierda que me ha bajado la venta de entradas en los cuatro o cinco conciertos que llevo. Yo aparezco y empiezan a chiflarme, no todos por supuesto e incluso me piden que cante esa jodida canción de la publicidad, tengo que decirles que yo no la hice, pero se enojan más, están todos esnifados hasta el cuello y empiezan a tirarme cosas. Mi coche ya no puedo dejarlo cerca, la otra vez unos fans, cuando fue lo de Barcelona, me lo rayaron todo, lo escupieron, rompieron el vidrio y defecaron adentro, horrible, si horrible.

Después de grabar el spot publicitario y con la cara todavía llena de maquillaje, el equipo que habia trabajado en la publicidad me invitó a cenar al Zalacaín de Madrid, donde me querían exhibir como trofeo de guerra a otros colegas de la publicidad que infestaban el lugar. Además el director de creatividad, era un plomazo que estaba cada dos minutos contando un chiste, haciendosé el inteligente citando a Mc Luhan, Becket o Borges, o queriendome explicar el significado profundo de la estúpida frase “Seamos sinceros, a todos nos gusta vivir bien”, y creo que no hay gente mas pelmaza que esa. Además pretendía convencerme que había sido punk hasta que papito lo metió a estudiar una licenciatura en derecho, cuando terminó derecho fue a verlo a papi y le dijo que su camino era el arte y yo estuve a dos rayas de whisky que me faltaban para decirle que eso que el hacía no era ni por las tapas arte, pero me contuve, sí me contuve.

Se acercó a la mesa un tal Rafel Muñoz que parece que había descubierto la veta de los mensajes antisistemas para hacer dinero, un contrasentido que a un tipo normal lo hubiera llevado al manicomio o azotarse por inmoral, pero el tipo estaba maravillado de haber logrado que gente como mi amigo Melendi hubiera aceptada alguna de estas miserables proposiciones, yo lo entiendo a Melendi, que tiene de malo sacarles un poco de perras a esta gente, si despues vas a seguir con la tuya; o supongamos que fue una debilidad, que de golpe el demonio lo tentó con doscientos mil euros o que se yo, y dijo, bueno con esos doscientos mil euros, no hago giras por un año, me tomo un año sabático y me voy a vivir a Tanger y alli compongo sin que nadie me moleste.
Hay un fans que me sigue a todos los recitales solopara insultarme, tirarme cosas y decirme traidor, todo por lo del Laguna y yo le diría que los artistas no somos santos, que somos de carne y hueso, y que hay veces que se nos ocurren cosas y las escribimos y las cantamos y la gente delira con nosotros o se siente bien o se siente mal, pero todo lo que hace lo hace con el sabor de la autenticidad y bueno luego que tu le has dado todo eso, a veces por nada, si por nada, por comprar por comprarlo en un top manta o peor aun lo bajan de internet y desupes los caraduras creen que vivimos del aire y se ponen en moralistas.

Casi al final de la cena, Daniel, el ejecutivo de cuentas, me ofreció aparecer en una publicidad interactiva, nombre que le dan a la mierda aburrida que hacen para Internet, saldría sentado en un sofá negro sacado evidentemente de la metamorfosis de Kafka por que sus patas se asemejan a las de una cucarachas; en una palabra siendo yo la cucaracha que decide ser sincero, es decir vivir bien y dejar de putear al dinero. Dije que no, que por el momento paso y hoy ty hasta el fin de los días estaré contento de mi decisión que resto unos cuantos miles de euros en mi cuenta bancaria, pero que hubiera significado perder toda credibilidad ante mis fans, aunque yo no los llamo fans y nunca he aceptado esa cosa marketinera de tener un club de gilipollas que andan con tu bandera y que rinden culto a todo objeto que usas, incluida la escupidera.

Ahora gracias a Orbital me reconocen en todas partes, me paro en un semáforo miro a la derecha y unas chicas ponen a tope mi ultimo cd y me hacen gestos con el dedo, que me meta el dedo ya saben donde, cierro el vidrio lentamente, cuento hasta diez, me digo que debo calmarme y por supuesto no lo logro y termino puteandome con las gilipollas.

He vuelto del medico con Leotanil que tengo que tomar cada vez que sienta fobia social. Lo peor es que mientra tome el Lexo, no puedo beber mucho, no puedo scnifarme y tirarme algunas rayas, menos por supuesto, me dice lisergico o mescalina. Lo único que pueso es una que otra vez darme con un porro, pero con merca de buena calidad y cuando le dije que allá en Mojacar se consigue el chocolate mas puro, el caradura me pidio una muestra para estudiarlo.

Antes de la maldita publicidad de la maldita sociedad, y durante diez años me he vestido de punk solo para los conciertos pero despues soy un tipo normal. ¡Pero qué que pretenden que vaya a buscar a mi hija de 9 años con los pelos rojos, con cadenas y pintado! Eso es insostenible, sería el hazme reir de mis hijos y ademas no me dejarían entrar al barrio privado que me compre a solo dos kilometros de la playa de Mojacar.

Por recomendacion de mi médico, que quiere probar el cholate o se hace el moderno diciendo que fuma mariguana cuando esta muy cansado, ahora practico Golf, me voy a un campo que está a solo unos diez kilómetros de donde vivo, se llama Desert Spring y casi todos son ingleses. De paso pensé que me vendría bien para mejora mi ingles, incluso las clases de aprendizaje me las dio un inglés con el que después fuimos a tomar una copa en el bar. Allí me conocían poco por lo que los temas de conversación fueron absolutamente confusos y superficiales, entre que yo no los entendías y ellos menos a mi. Volviendo al Golf, la verdad que lo disfruto, y no lo hago por una cuestión de estatus, sino para pegarle a la pelotita y arrojarla a su destino.

Categorías: , ,
4