El ocaso de Bob Dylan



El Ciudadano Ilustre de Salas, Daniel  Mantovani que ganó hace unos años el premio Nobel de literatura declaró esto al suplemento Babelia del diario El País del galardón otorgado a Bob Dylan:

"Bob Dylan tiene un agente que se encargará de contestarles a los reyes suecos. No le da bola y sigue con su gira. Ahora va a cantar a Las Vegas el que ha  "creado nuevas expresiones poéticas en la gran tradición de la canción americana". Esto no lo afirma Grammy, ni la academia de los Oscar, lo dice un vocero de los tipos que todos los años se juntan en algun fiordo para postular al mejor escritor del Universo. Bob Dylan está entrampado, sabe que como Obama o el presidente de Colombia no se merece el Nobel, por lo menos el de literatura y entonces ese falso reconocimiento hace daño a su trayectoria, en la que sí es el más grande".

Sospecho de Vaclav Havel


Vaclav Havel poco antes de asumir de Presidente de la desaparecida Checoslovaquia confesó que sospechaba de sí.
Vaclav  fue  escritor y accidentalmente presidente. Durante la Primavera de Praga con un megáfon andaba retando a los tanques rusos.
Aquí el texto:

Sospecho de mi

de Vaclav Havel



(...) Soy uno de los que considera que el ocupar un cargo político es
una expresión de responsabilidad hacia el conjunto social, y hasta
como una especie de sacrificio. Pero según voy observando a otros
políticos, de los que sé cosas y afirman lo mismo que yo, me siento
obligado una y otra vez a analizarme y a preguntarme si quizá ya
empiezo a engañarme y si se trata, a lo mejor en mi caso también, de
una inspiración no confesada de cerciorarme de que significo algo y,
por ende, de que existo, más que de un auténtico servicio a la causa.
Resumiendo: empiezo a sospechar de mi de manera permanente.

   (...) Resulta muy interesante observar lo diabólica que puede ser la
tentación del poder. Se puede apreciar mucho mejor en aquellas
personas que nunca tuvimos ningún poder y que siempre criticamos con
audacia a los poderosos por disfrutar de tal o cual ventaja que
ahondaba la distancia entre ellos y el pueblo. Cuando de repente nos
vemos en el poder, instintivamente empezamos a parecernos a nuestros
despreciables antepasados. Nos molesta, nos irrita, pero verificamos
que no somos capaces de resistirnos.
Puedo resumir: recibo un trato privilegiado cuando voy al médico; no
debo de conducir mi coche y mi chofer nunca está de mal humor por
circular a paso de tortuga en Praga; no necesito cocinar ni buscar
alimentos, ni siquiera necesito marcar los números de teléfono cuando
quiero hablar con alguien.

   (...) Pero lo peor es que todo responde a una lógica indudable. Haría
el ridículo y sería despreciable si llegase tarde a las negociaciones
que responden al interés de mi país por perder mi tiempo de presidente
en las antesalas del dentista, en las colas para comprar carne,
luchando con la oxidada red telefónica praguense y tratando
desesperadamente de conseguir en Praga un taxi, sin parecer un turista
occidental con dólares en el bolsillo.
Pero dónde termina la lógica y la necesidad objetiva y dónde empiezan
los pretextos?
Es que acaso conocemos y sabemos discernir el instante en que ya no se
trata del interés del país, al que nos sacrificamos tolerando nuestras
ventajas, y se trata ya de nuestras ventajas, las que disculpamos
hablando del interés del país?

   (...) Confieso que se necesita tener un nivel elevado de reflexión y
autocrítica para ser capaz de identificar ese instante, por muy buenas
que hayan sido anteriormente las disposiciones. Yo mismo, que lucho
constantemente, y con escaso éxito, contra las ventajas de que gozo,
no me atrevería a afirmar que soy capaz de discernir siempre y con
seguridad ese momento. El ser humano se acostumbra, se desacostumbra,
y a la postre -sin darse ni siquiera cuenta- puede perder su sentido
crítico.

   (...) Repito otra vez: estando en el poder, sospecho siempre de mí
mismo. Hay algo pérfido, de doble sentido. En las tentaciones del
poder. Por una parte el poder político ofrece la estupenda posibilidad
de convencernos durante todo el día de que existimos y de que poseemos
una identidad irrefutable, que se plasma en cada una de las palabras y
en cada uno de los gestos.
No obstante ese mismo poder político, y en todo lo que lógicamente lo
acompaña, está escondido un terrible peligro: de forma imperceptible,
pero irresistible, nos priva de nuestra existencia y de nuestra
identidad, simulando que las confirma.

   (...) La persona que se olvidó cómo se conduce un coche, cómo se
hacen las compras o cómo se prepara café, o cómo se llama por
teléfono.... No es la misma persona que lo ha sabido hacer durante toda
su vida. Tampoco lo es cuando se ve por la televisión y se comprueba
que todos sus movimientos están condicionados.
Se convierte en un preso de su cargo, de sus ventajas, de su posición.
Lo que a primera vista confirma su identidad y, por ende, su
existencia, en realidad le priva imperceptiblemente de su identidad y
de su existencia. Ya no se autodomina, por que está dominado por algo
distinto: por su cargo, sus exigencias, sus consecuencias y sus
ventajas.

   (...) De todo esto se deduce que la política es un sector de
actividades humanas que plantea mayores exigencias al sentimiento
moral, a la capacidad de autorreflexión crítica, a la verdadera
responsabilidad, al buen gusto y al tacto, a la capacidad de entender
el alma de otros, al sentido de la medida y de la humildad. Es una
dedicación para personas que no se dejan engañar.

   (...) Todos los que afirman que la política es un asunto sucio,
mienten. La política es sencillamente un trabajo que requiere de
personas puras, por que resulta muy fácil caer en la trampa. Una mente
poco perspicaz ni siquiera se dará cuenta. Por lo tanto, tienen que
ser personas especialmente vigilantes las que se dediquen a la
política, personas sensibles al doble sentido de la autoconfirmación
existencial que de ella se desprende.

Ignoro totalmente si pertenezco al grupo de personas vigilantes. Solo
sé que debería pertenecer a ese grupo, ya que acepté mi cargo....


Aquí mas Vaclav http://prodavinci.com/blogs/los-intelectuales-y-la-politica-por-vaclav-havel/

El Quijote autor de Pierre Menard

Las Meninas 01.jpg


Cuando Pierre Menard, autor de Borges, se toma el trabajo de reescribir el Quijote nunca pensó que estaba jugando con fuego, que aquello, El Quijote, no era una materia inerte sino un espejo donde había una simetría especular, de igual a igual, como en el cuadro Las meninas donde   se pierden las fronteras de lo real y lo representado. Todo es real, una realidad especular, o mejor dicho múltiple, como un espejo roto.
Los libros para tener vida no necesitan ya un lector, un yo que les insufle vida del mismo modo que una tormenta no está esperando un observador para arrojar su rayo.
Los libros permanecerán junto a los átomos y el fuego,  millones de años después que el hombre se haya extinguido.
Pierre Menard ya está terminando su agobiante y aburrido destino, es la última página de la segunda parte de El Quijote:

Para mí sola nació don Quijote, y yo para él; él supo obrar y yo escribir;
solos los dos somos para en uno, a despecho y pesar del escritor fingido y tordesillesco que se atrevió, o se ha de atrever, a escribir con pluma de avestruz grosera y mal deliñada las hazañas de mi valeroso caballero, porque no es carga de sus hombros ni asunto de su resfriado ingenio; Quijote, van ya tropezando, y han de caer del todo, sin duda alguna. Vale....


Sabe que habrá un final de su tarea y después podrá caminar libre por el mundo real pero al mirar por un espejo de la habitación donde esta escribiendo cree haber visto una figura espectral, un caballero esquelético, con la barba crecida y se acerca al espejo para encontrar un hombre de espalda gastada que escribe y escribe:
La obra visible que ha dejado este novelista es de fácil y breve enumeración....

Boludas argentinas


¿Pero qué es una boluda o un boludo?, cuando vivía en la España de los plásticos, en Almería, un día en el campo me crucé con un cartel publicitario que ofrecía el mejor boludo. Le pregunte a un amigo español que me acompañaba qué era un boludo: un tomate muy redondo. Intenté explicarle el signficado de boludo en Argentina, no lo entendió,y se reía, en su perplejidad. Hay que ser argentino para entender lo que es una boluda, lo sabemos con certeza, pero como el tiempo no lo podemos definir.
Estas son mis dos  boludas:
Mirta Legrand y Susana Gimenez. Las dos crecieron, exponenciaron sus diminutas figuras, tracción a millonarios o famosos y de algún modo quedaron marcadas por el sponsor el que residía en ellas como un Alien. 
Mirta está parasitada por el gusano Tinayre y Susana por un empresario de la publicidad, Caballero, que la hizo la chica "shock".