No te conviene cambiar

-Creo que hay una sencilla razón para que no cambies
-¿Cuál?
-Es que no te conviene, mira el imperio que has construído en solo tres años. Todo lo has hecho con maestría porque has sido verosímil, has sabido retirarte a tiempo cuando te han atrapado en una mentira, has sabido dar servicio cuando tenías que darlo y lo más importante es cómo manejas los subterfugios, la dilación, la mentira del no decir las cosas, los golpes de efecto. ¡Eres un maestro del engaño! ¡Eres un Houdini de las relaciones públicas!
-No te entiendo, ¡Qué dices! Mira lo mejor es que acabemos con esto, esto no da para más (mientras habla va y cierra la puerta, sin darse en ningún momento por aludido).
-Todavía me acuerdo cómo vendías la guía de servicios, le hacías creer a la gente que venías de parte de un ayuntamiento, luego que esa guía que enseñabas era nuestra.
-Bueno pero una cosa es una estrategia de venta y otra cosa es engañar, engañar.
-¿Y te acuerdas cuando simulastes hablar frente al hotelero para que le diera un descuento?
-Eso no es tan grave era solo para salir del paso.
-Pero lo mejor es como manejas la ambigüedad, las respuestas no certera, de modo que no te comprometes y el otro cree que tu te has comprometido.
-Paremos esto y aquí se terminó todo.
0