¿Urge el cambio interior?


Suena a mensaje del sesenta o de los sangrientos setenta. Silo proponía, a sus 34 años, desde Plaza de Mulas un recóndito paraje a 4000 metros de altura, frente al Aconcagua, que era necesario el cambio interior y proponía la conciencia de si de Gurdjieff. Solo un hombre desmecanizad, proponía, podía construir una sociedad mejor. Estamos en 1969, yo acabo de bajarme de la camioneta de mi padre, estoy en quinto año de la secundaria y él me comenta de Silo que ha dado una arenga en lo alto de las cumbres.
Su discurso va cambiando, fluctúa al ritmo de una Argentina y un mundo que cambia segundo a segundo, y entonces aparece el libro rojo de Silo y se empieza hablar de hacer dos cambios el interior y el exterior, pero que de nada vale hacer solo el exterior, allí está la burocracia rusa, era el argumento que como siloísta dabamos cuando los marxistas de la época nos tildaban de pequeños burgueses por pretender cambios interiores a lo Lanza del Vasto. Pero nosotros no desistíamos y seguíamos con eso del doble cambio y aparece el Frente Unido de la Juventud, un partido del siloismo, y nos indican que tenemos que salir a afiliar gente. Yo afilio unos cuantos, y algunos se arrepienten y luego van a golpear a mi puerta. Mi confusión sigue y me retiro del siloísmo pero esa es otra historia.

Categories:
0