El grado cero del entusiasmo


La depresión tiene ya un electorado del 10% de la población y va en crecimiento en todo el mundo rico, obeso, manipulado y consumista, es decir los que trabajan como locos de lunes a viernes y beben y se drogan como locos de sábado a domingo y ven televisión basura y están mucho tiempo navegando y leen muy poco y que en realidad se preguntan si no serán ellos los verdaderos habitantes del verdadero tercer mundo.
Dicen las predicciones que la depresión constituíra en España la enfermedad que más dinero le va costar al fisco, ya sea porque habrá gente que estará en el paro, por los gastos en internaciones, medicamentos y lobotomías indoloras.
Me he comido todo lo que ha salido en Internet acerca de este melancólico estado, he leído bastante y en algunas epocas la he padecido. De todo eso conjeturo que la depresión es muy poco conocida, apenas hay descripciones, generalidades, pero nadie o pocos han calado profundo en lo que es la depresión.
En algunas depresiones el entusiasmo está ausente y creo que el entusiasmo no es solo un nivel de serotonina o de recaptación de la misma en la capa de interacción de las neuronas con su medio químico. O puede que sí, que todo sea un mar químico, que nuestro cerebro sea un oceano tormentoso, de sustancias en erupción, confrontación y de todo eso el gigante que porta el cerebro se siente con entusiamo o sin él. Entonces camina con cierto desdén, tiene la mirada vacía como los personajes del eternauta y lo que hasta ayer le hacía hervir la sangre ahora lo mira sin entender el significado de aquello.
Una vez escuche a una mujer que dice que se dio cuenta que estaba recuperada cuando se emocionó con el canto de los pájaros, otra mujer me contó que el día que se empezó a sentir bien empezó a fregar los pisos.
Un arma letal para la humanidad sería un gas que afectara las serotoninas y sobre esto escribí un relato.

Categoría:
0