los verosimiles


Los verosímiles tienen un filtro antes de hablar por el que chequea si lo que va decir para ganar dinero o lo que sea, es verosímil.
Verosímil indica lo que es similar a la verdad; interesante etimología, un timador diría que solo lo verosímil os hará libre. Aquellos que aman lo verosímil por sobre la verdad, reinan en este mundo donde todos saben que son mentirosos pero justamente como prosperan, por las dudas nadie les dice nada. El mecanismo de la verosimilitud es casi perfecto y no es tan burdo como la mentira dura y cruda. La verosimilitud siempre te deja un atajo para escapar además que este personaje nunca ata las cosas de modo que pueda caer él en su propia trampa.
La virtud principal de estos manipuladores es la ambiguedad, nunca sabrás si ese sí era un verdadero sí o el nó, un verdadero nó. Si alguna vez lo atrapas en una mentira, te será casi imposible probársela, porque además ellos cuidan mucho su imagen, la imagen es lo más valioso que tiene un manipulador para que le crean, sin esa credibilidad la verosimilitud esta herida de muerte y cuando aquello pasa, estos personajes escapan del escenario, te rehuyen.
Su corazón ha sido ganado por la codicia y en tal sentido es admirable estar como los santos movilizado por una sola pasión. Seguramente algún día los codiciosos tendrán su santo porque al fin y al cabo ellos mueven el mundo, se levantan con entusiamos todas las mañana, fingen, actúan, sonríen, todo en pro de tener más dinero.

Categories:
0