¿Divulgar o vulgarizar la ciencia?

Un programa científico para todo el público no supone que en el afán de simplificar algunos conceptos, termine mistificando a la ciencia y empleando métodos de indagación contrarios a ella como son los basados en la autoridad, en el uso de lugares comunes, en establecer leyes en campos donde solo se puede opinar o conjeturar.
Punset abogado de carrera y master en economía, en su programa Redes, cae en esas tentaciones.
Todos tienen derecho a opinar en el campo que se les dé la gana, nadie le dijo a Einstein que se dejara de divagar sobre la felicidad humana, pero todos sabemos que eran opiniones no teorías científicas cuando se refería a la paz en el planeta, o si Dios jugaba o no a los dados.
Nos cambian gato por liebre cuando una autoridad que emana de un campo específico, en ese caso la física; intenta afirmar cosas en la economía, la sociología o la religión. El discurso connotado sería que "como yo concebí la teoría de la relatividad, tengo autoridad para opinar acerca de la segunda guerra mundial, dios o los extraterrrestres."
La ciencia nos da un instrumento para examinar las cosas en base a lo que las cosas son en si misma y no en lo que me dice un gurú sea del asunto que sea. Como decía Krishnamurti, el que sigue a otro se envilece porque deja de considerar las cosas por si mismo y solo mira por medio de los ojos prestados de su maestro, gurú o en este caso de un divulgador o vulgarizador de la ciencia.

Categorías: , ,
0