sesenta centimetros

En el bar del pueblo, tres obreros se lamentaban de las palabras de Chávez, de allí pasaban a los inmigrantes y se quejaban, y usaban el "por lo menos", refiriendosé a cuando los españoles iban a trabajar a Alemanía, "volvían", creo que decían, hablaban de la mugre, y estaban enfurecidos. Yo seguía escondido en  mi periódico, en la barra, a sesenta centímetros de los obreros, y levanté la vista y uno de ellos, que mas o menos me conocía, me preguntó, no recuerdo bien que, dijo algo de compatriota y di mi opinión. A los minutos se fueron, uno incluso me dió la mano. Quedó uno solo, el mas joven, el que dijo eso de Alemania y apenas audible "indio", le dije que hace tiempo España había estado mal, "como ahora Argentina" me retrucó. Llegó otro obrero de la construcción, el que tiene una cuatro por cuatro(puede que sea constructor también), marido de una mujer que nunca saluda y mira con desdén; el hombre se sentó y puso sus anchas espaldas al lado mío. Pagué el cortado y me fui.
0