Escritores de orilla

A Borges le fascinaba Evaristo Carriego y en general el lumperaje, los orilleros porque se sabía un autor de las orillas del mundo dominante, a Roberto Arlt creo que le pasó algo parecido y Bolaños pasa al bronce por los catalanes y vivió los años de formación y consagración en Gerona. En Madrid hubiera sido imposible, bah, en cualquier capital de imperio, aun de un imperio en decadencia o malogrado despues de la paliza del Almirante Nelson, que lo siento mucho, porque en esa época algún antepasado mío estaría perdiendo cabezas entre los batucazos.

Todos los escritores latinoamericanos consagrados, lo fueron desde las orillas, preferentemente Barcelona: El boom fue una ficción catalana.
0