Pueblos con Adn

Un pueblo puede ser horrible o paradisíaco, si su gente es horrible o maravillosa. Al fin y al cabo, un pueblo es un experimento social en extinción, como las tribus aisladas del Amazonas, donde uno encuentra una religión, un modo de ser, un idioma, incluso un adn que difiere bastante del de la "humanidad" más mezclada o globalizada.

En Almería hay pueblos que todavía, conservan su señal de identidad buena o perversa, siniestra o transparente, pero la conservan. Si uno viene de lugares más globalizados, al principio hay cosas que no comprende, que le parecen que no debieran ser o las atribuye a uno o mas de los paisanos de ese pueblo, luego, en un lento proceso de años, descubre que el pueblo tiene un alma, una suerte de inconsciente colectivo y que tiene una manera de pensar, de distorsionar la realidad, de reaccionar, de mirar, de mentir y de algún modo son siniestros a su manera, de una manera única e irrepetible. Para ellos, su forma de ser, es invisible, es algo natural en ellos, lo han mamado, lo han vivido desde que nacieron y así lo seguirán haciendo, porque es la forma en que así han podido sobrevivir a los fenicios, los griegos, los romanos, los moros, los reyes católicos, los castellanos, a los republicanos, a los franquistas, a la posguerra, a la transición y ahora al posmodernismo.
Está claro que así como en un pueblo puedo encontrar en estado puro, casi como un estereotipo, a mentirosos incurables, codiciosos sin vergüenza, también hay mucho heroísmo y bondad en un estado del arte que ya se ha perdido en globalia.
0