El problema de la muerte

El mayor problema  reside en que no estaremos para saber como es la vida después de la muerte. Solo nos queda la conjetura y la dudosa probabilidad que nuestros huesos tengan alguna capacidad sensitiva.
 
Hay que encontrarle la vuelta al asunto.
0