El proceso


Primero mi hermano fue presidente de una obra social de 300 mil habiantes entre empleados públicos y sus familias. Hubo en el inició de los tiempos un ascenso de inauguraciones y más inauguraciones. Servicios y mas servicios crecían y crecían.
Creo que la subida de lo que era en realidad una montaña rusa, llegó a la máxima altura con la inauguracion de un policonsultorio, que había concebido la arquitecta Silvia Ahuali. Y entonces el gobernador Gabrielli (famoso por haber inaugurado el Aeropuerto Gabrielli) le metió a un director-espía(Cataneo su personal futbol trainer), según decían y empezaron los golpes, mi hermano se defendía como un heroico boxeador atrapado entre las cuerdas, ya las heridas empezaban a notarse y entonces tiró la toalla y se fue a su casa.
Pero nadie quería olvidarse de él y durante bastante tiempo corrió el rumor de todo lo que había robado en la obra social y de repente lo que había sido elogios se convirtió en mala palabra.
Se que de los 10 o mas juicios que le hicieron, todos terminaron simplemente porque eran falsos o por falta de méritos por hablar la jerga legal.
Un día mi hermano dio una nota de prensa de 1 cm por 2 cms que decía que Ricardo Lilloy ya no tenía juicios pendientes con la justicia y si bien muy pocos lo habrán leído, mi padre lo recortó y lo puso debajo del vidrio de su escritorio.
Ver mas en http://osepmendoza.blogspot.com/

Categories: , ,
0