virtudes económicas y políticas

Son opuestas. Un empresario al que no le gusta el dinero va a la ruina; pero un político al que le gusta el dinero lleva a la ruina a su comunidad.
Por tal motivo ser buen empresario no es condición para ser buen político, puede ser todo lo contrario.
0