La prueba universal de Turing

En un lado del cuadrilátero: Dios, en el otro un ordenador, en otro un ser humano, y en el cuarto, la inteligencia cósmica.

Nunca sabes quien atendió tus plegarias
0