la tercera revolucion y sus promesas












Alvin Toffler gurú de la tercera revolución, acertó en aquellas predicciones en 1979, referidas a industrias que iban a ser líderes, a los aparatos que iban a ponerse de moda, pero chingó bastante, en la utopía oculta: que seríamos más libres, que trabajaríamos menos, que nuestros trabajos serían mas creativos, en todo esto la mayoría de la gente sigue arrastrando trabajos chatarra y ahora votado por el mismo socialismo europeo, las 60 horas. Hay mas trabajos creativos pero creo que asignados a ciertas elites de trabajadores, es decir minorías. Por otra parte la creatividad sigue siendo todavía sinónimo estricto de publicidad, marketing o arte y no como algo que debiera navegar por todo el aparato circulatorio industrial y postindustrial. La depresion en gran parte, no es más que un síntoma de un aparato productivo que obliga a la gente a usar solo su hemisferio izquierdo y el derecho solo para consumir chatarra televisiva.
Cuando Toffler, que es un bilderberg, escribó su libro, en Argentina, el estado mataba, torturaba y desaparecía gente, y paradójicamente sus ideólogos eran adalides de la tercera revolución industrial, por otra parte en el libro de Toffler no hay mención de la dictadura de Videla, pan and Co. “La única revolución que conozco es la revolución industrial” me dijo un encrespado seguidor del gurú, y yo en ese momento, lo creí, o me convenía creer, caso contrario, estaban los muchachos de la Esma para persuadirte, porque mejor que imponer es persuadir.

0