elongación de la conciencia franquista

Los cuarenta años de dictadura franquista han dejado sus secuelas mentales, aún luego de mas de 30 años de democracia; es que la  conciencia tiene su inercia, y si bien han cambiado las condiciones de existencia, lo que a sangre y fuego se grabó durante cuarenta años, no tan fácilmente dejará de existir. El no pensar, no darle vuelta a las cosas son sospechosamente actitudes vinculadas no tanto al ser español, sino a los cuarenta años de dictadura franquista, donde pensar podía traerte problemas o a decir ¿para qué si todo va a seguir igual? Es difícil para los españoles percibir un modo de ser transversal a todas las clases sociales e incluso partidos políticos y que aún los de izquierda se rigen por los mismos patrones autoritarios del franquismo, donde la democracia interna partidaria es todavía una utopía frente al caciquismo político tanto en el PP como en el PSOE. Aprender a  pensar, a debatir, a tolerar, es una asignatura pendiente en la España del tercer milenio y sería bueno que tanto desde la izquierda como de la derecha promuevan esas actitudes.

0