La funcion del agente literario según Guillermo Schavelzon

"Ante la ley hay apostado un guardia.
Se presenta allí un campesino que le pide que le deje entrar en la ley. El centinela le dice que en ese momento no le está permitido entrar. El hombre medita y pregunta si más tarde le será lícito entrar. Es posible pero no ahora -contesta el guardia.”

 

Fragmento del cuento “Ante la ley”, Franz Kafka

 

Primera definición de Schavelzon de Agosto de 1999

 

“El agente literario es el encargado de mediar entre los códigos del escritor y los códigos de ese nuevo empresario-editor.”

 

Guillermo Schavelzon

 

 

Segunda definición de Schavelzon: (2007)

 

“Un agente literario es un representante de escritores que tiene como misión conseguir el mayor número de lectores posible en todos los idiomas y en todo el mundo para los escritores que representa. Esa sería una buena definición.”

 

 

Carta de rechazo de Schavelzon SL (2008)

 

Estimado Autor,

 

Lamentablemente no podemos ocuparnos de más escritores de los que ya representamos. Le adjunto una carta que quizá le sea útil.

 

Un cordial saludo,

 

Vanesa Cañete de la Agencia Schavelzon

 

 

En la primera definición Schavelzon hace de mediador entre las editoriales y el autor, como un negociador, que por conocer mejor que el autor, el negocio del libro, seguramente podrá sacar un mejor precio, en tal sentido es como el manager de los boxeadores, que le busca peléas y negocia la bolsa.

 

En la segunda definición han pasado ocho años , y ahora el agente o centinela, se arroga funciones de editor, cuando habla de que lo que a el le interesa es conseguir mas lectores para el autor, con ese criterio pongan en Internet el libro con descarga gratuita, creo que si yo contrato un puñetero agente, debe ser para que me saque el mejor contrato con una editorial y nada más, todo lo otro está de más, es mohína. Incluso al autor no tienen ningun puñetero interés en tener muchos lectores, lo que le interesa es pagar el alquiler, el gas, la luz, el adsl, el colegio de los niños, la matrícula de la universidad y que todas esas cosas no le corten el rostro a la hora de ponerse a escribir, juro que si viene alguien y me dice, mire le voy a pagar un millon de euros por su novela (puede ser mucho menos) pero voy a quemar su obra, yo le diría adelante, adelante, hágalo rápido así me voy a festejar con mi familia y amigos.

 

Lo Kafkiano de la situación es esta, el autor nuevo necesita para orientarse en la selva del mercado editorial, de un guía, un centinela, pero este se niega a dirigirlo, argumentando como Schavelzon dice, que está ocupado con los que ya tiene o que es un agente pequeño que representa a Sabato, Piglia y Auster en castellano.

 

La otra paradoja es que el 80% de la lista de autores que Schavelzon representa en realidad no necesitan un agente, como el el caso, por ejemplo de un Saer o un Piglia. Creo que Internet está cambiando las cosas, tal vez en el futuro desaparezcan los mediadores, no se, sería bueno abrirse paso sin necesidad de delegar en un agente nuestro futuro como escritores, no creo que en la industria de la música exista esa figura, creo que los músicos, y más ahora con Internet necesiten un forro para negociar con una discográfica.

 

¿Ustedes que opinan?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0