Españoles y argentinos

Los españoles son connotativos y los argentinos, denotativos. Los españoles van a las cosas, los argentinos, se la piensan, antes de obrar y pueden caer en un laberinto de posibilidades, y perdidos en los jardines, serán acusados de "vuelteros".
Los españoles son aristotélicos, es decir pragmáticos, realistas, sincréticos pero los argentinos son platónicos, fenomenólogos, indagadores, dudadores natos.
Sigamos: los españoles son lentos para pensar y rápidos para decidir, los argentinos rápidos para pensar y rápidos para no decidir. Los españoles rumian los conceptos, los argentinos van saltando de uno a otro.
0