Asteroide a la deriva

Para la gente de aquí el mundo empieza y termina en el asteroide, y más allá hay solo tierra vacía y por lo tanto lo que llega de la tierra incógnita es alienígeno; son seres que son reconocibles por muchos elementos que ahora no dilucidaremos.
¿Quién eres?, esa es nuestra pregunta favorita y luego siguen otras, necesarias para nuestro fichero mental, como si alquila o ha comprado, si tiene coche y que coche tiene y dónde trabaja y por supuesto cuanto gana. Luego con quien se junta.
Los asteroideanos solo hablamos de lo que le paso a la Juana, a la Pepi o cual nueva propiedad ha comprado el pelado, que es el hombre más rico del asteroide aunque uno lo vea en su motocicleta de 50 cc y muchos tal vez por envidia le han creado un pasado turbio.
En el asteroide los alienígenas pasan desapercibidos, ellos viven en otra dimensión del espacio y por más que lleven años viviendo, eso no es suficiente para que se los detecten. Así son las cosas y así serán por los siglos de los siglos, porque en nuestro asteroide siempre ha sido autosuficiente tanto física como sicológicamente, y el mundo podrá estallar e iluminar las noches de este pequeño fragmento de piedra, como fuegos artificiales, pero aquí se seguirá hablando del tal que se caso con una holandesa rica, de las nuevas propiedades que compró el pelado y de los preparativos de Semana Santa o del entierro de la sardina.

En definitiva uno debe creer en la autodeterminación de los pueblos y este pueblo se ha juramentado creer que nada pasa mas allá de la carretera donde un cartel reza bienvenidos a nuestro mundo y anuncia que has ingresado a ese universo que se basta a si mismo y que como ya he dicho realmente podría por algun fenomeno cósmico desprenderse del planeta tierra y flotar como un asteroide, de seguro que muchos ni se enterarían o sí, en la medida que ser un asteroide, les impide proveerse de ciertos insumos: por ejemplo bacalao, o que para los botellones no haya ron o güisqui para las cubatas; lo que por cierto sería un serio problema.
Otro serio problema sería cuando vayan al centro de salud y se encuentren que no hay pediatra, aunque ya el pueblo paso varios meses sin pediatras o por supuesto las derivaciones al Hospital, porque si vives en un asteroide, vas a llegar al cartel que dice Bienvenidos a nuestro mundo y ante ti se abrirá un cielo estrellado y tu coche no está preparado para volar y desplazarse al hospital que ha quedado en el planeta tierra.
Pero de algún modo nos apañaremos, el hospital no siempre existió y lo mismo con Internet y con tantas cosas que ahora deberemos prescindir, porque lo importante es que permanezcamos unidos por los siglos de los siglos amén.
0