Lo que siempre está en juego

Es quién está trabajando, en general, duramente y mucho, para que otros descansen  y consuman, una fórmula explosiva. Esta simple verdad deberá ser enterrada, oscurecida, difamada por mentiras complejas, profundas, sostenidas en tesis doctorales, estudios, informes, evaluaciones, y si esto es poco por el sentido común, sumado al arma de la publicidad: repetir cientos de veces una mentira.

0