Mandragoria

La envidia por los poderosos y la saña con los débiles, estos pueden ser los razgos mas comunes que encontre en Mandragoria, pero miento, esos son los razgos que mas me molestaban, aunque sabía que estaba haciendo un estudio de campo, que debía ser lo más objetivo posible; solo debia tomar notas, como hacía Margaret Mead y el profesor Luis Trivinñio; nada de involucrarse, solo observar, pasivamente, sin comprometerse en su rollo. Pero luego de seis años, uno fatalmente estaba involucrado, máxime si no andaba muy despierto y tenía un ego mas grande que una casa o le fallaba la autoestima o tal vez uno necesita que un lugar te quieran, te mimen, y no te esten todo el dia mirandote con cierto desprecio, o no pero siempre midiendote con la escala envidia-desprecio y si bien es cierto que a veces uno subia en esa escala, la mayor parte de las veces tenia la percepción que estaba por debajo.

El escalometro tenia sus puntos fijos consensuados por el pueblo, por lo menos telepáticamente, que ponia en la escala mas baja a los negros de Africa, a los sudamericanos y de estos en especial los que mas sangre india tenian, luego habian ciertas sutilezas, por ejemplo entre los que tenian clara sangre india, los peor tratados eran los pequeñitos, o los  que conservaban algunas costumbres como usar el pelo largo o las ropas de usanza.

Muchos inmigrantes lo salvaba el color de piel, eso era un handicap importante y no importaba que fueras rumano, hasta hace poco muy mal considerados en el escalometro.

 

0