¡Argentino!

“Argentino, argentino, argentino….”, escucho que dice el televisor. La gente grita, y no se nota si bien o mal. Estoy trabajando en otro lado de la casa y me voy caminando para ver que pasa, de quien están hablando, no creo que sea Maradona, tampoco un tenista, o puede ser un protagonista que acaba de salir de gran hermano, o un galan o no se, no suena despectivo, pero a un inglés no le grita: inglés, tampoco a un ecuatoriano.

 

En la pantalla, hay una multitud, en esos barrios medievales de Andalucía, “asesino, asesino” grita la gente furiosa.

0