antimarketing

Consiste en acciones para ocultar los objetos del deseo. Toda acción del antimarketing procura apagar las luces que esos objetos desprenden. No llamar la atención es uno de los propositos del antimarketing; pero no solo ese objetivo, tiene otros tan oscuros como su propio dinamismo tendiente a la nada, al no ser, al silencio.
El antimarketing se siente feliz cuando ha convertido un objeto en antimateria, invisible a los ojos de la gente.
Podemos suponer la existencia de todo un universo que ha sido apartado de nuestra vista por los que ejercen el antimarketing, incluso podemos advertirlo del mismo modo que los astronomos advierten la existencia de materia oscura en el Universo por la deformación de la luz cuando pasa por estos escabrosos territorios.
0