Canallas difíciles de olvidar

Es difícil definir lo que es un canalla, donde vivo, hay unos cuantos, digamos que uno en especial, es el que me ha tocado decifrar. La percepción del canalla que nos ha tocado por la fuerza del azar, no es una mera visión racional y la verdad que hay mucho de viceral; en una palabra cuando hablamos de ese canalla, no podemos dejar de sentir un ardor en el estómago, es que hablamos desde el resentimiento, que suele ser los sucesivos recuerdos del canalla que dejó una impronta en nuestras vidas. Pero Jesús nos invita al perdón, lo que es complicado hacerlo frente a un canalla, un embaucador, a una personalidad que es una suma de irritantes conductas como la mentira, la codicia y la extrema hipocrecía.

Todo empeora cuando uno depende todavía, en cierta forma, de esa persona, cuando de por medio han existido cosas o negocios en común que obligan a volverlo a ver y a que su conducta canalla se reitere, es decir volver a escuchar sus mentiras, tergiversaciones, sonrisas, ocultamientos, que te ponga la mano en el el hombro y te diga "hola amigo" y así.
0