Ir al contenido principal

pension para escritores discapacitados

A mi como escritor me daría vergüenza recibir una pension por ser escritor, esa batuta es llevada por Ana Quiroga en su blog, pero que cosa más berreta e indigna, ¿no te da vergüenza andar con esa solicitada?, la mala vida del escritor es parte de su destino, hay que tener cojones para aguantársela, estamos en contra del puto sistema sea el que sea y a vos se te ocurre irle hacer sexo oral al sistema para que te tire unas mierdas de migajas, dejate de joder. Afanale el dinero al sistema, crackealo, conseguite una pension trucha, pero eso de ir como un pelotudo, como un discapacitado escritor, me da asco. Como en tu blog no das posibilidad de opinar a todos esos gilipollas o pelotudos que firmaron lo hago con mi blog.

Los firmantes:
Viviana Abnur, Alvaro Abós, Cecilia Absatz, Jorge Accame, Danilo Albero, Liliana Aleman, Cristian Aliaga, Liliana Allami, Susana Allori, Stella Alvarado, Pablo Ananía, María Teresa Andruetto, Norberto Antonio, Olga Appiani, Mónica Aramendi, Graciela Aráoz, Susana Arévalo, Lilia Argañarás, Alberto Arias, Raquel Arostegui, Nélida Arp, Miguel Azarmendia, Osvaldo Baigorria, Poly Balestrini, Beatriz Balvé, Angélica Barrenechea, Adela Basch, Vicente Battista, Osvaldo Bayer, Diana Bellessi, Noni Benegas, Luis Benítez, Mariano Benítez, Julio Bepré, María Cristina Bercaitz-Mori, Augusto Berengan, Concepción Bertone, Sandra Bianchi, Miguelina Bidegain, Hilda Blasco, Gastón Boco, Daniel Böhm, Elisa Boland, Elena Bossi, Willy G. Bouillon, Rodolfo Braceli, Jorge Brega, María Cristina Briante, Gerardo Burton, Mariana Bustelo, Eugenia Cabral, Elena Cabrejas, Eduardo Calamaro, Laura Calvo, Luis Raúl Calvo, Fernando Gabriel Caniza, Martín Caparrós, Nélida Capurro, Arturo Carrera, Jorge Carrol, Alejandro Carugati, Julio Castellano, Abelardo Castillo, Susana Cattaneo, Liliana Celiz, Laura Cerrato, Juana Ciesler, Malena Cirasa, Cristina Civale, María Isabel Clucellas, Javier Cófreces, Fernanda Colombo, María del Carmen Colombo, Adolfo Colombres, Liliana Costantini, Carlos Chernov, Daniel Chirom, Esther Cross, Marta Cwielong, Graciela Dago, Antonio Dal Masetto, Alberto Daneri, Rodrigo Daskal, José Luis De Giano, Sergio De Matteo, Mónica Debuchy, Josefina Delgado, Alejandrina Devescovi, Laura Devetach, Graciela Di Bussolo, Marcelo di Marco, Ricardo Di Mario, Roberto Di Vita, Liliana Díaz Mindurry, Ariel Dilon, Horacio Diodati, Daniel Divinsky, Leonora Djament, Raúl Doblado, Cristina Domenech, Nora Domínguez, Juana Droeven, Elsa Drucaroff, Alicia Dujovne Ortiz, Silvia Dupuy, Norma Dus, Adrián Escudero, Jorge Leonidas Escudero, Bibiana degli Esposti, Marizel Estonllo, Jorge Luis Estrella, María del Mar Estrella Gutiérrez, María de las Mercedes Falcón, Harel Farfan, Cristina Feijóo, Ruth Fernández, Alfredo Ferrarassi, Yoli Fidanza, Manuela Fingueret, Laura Fleischer, Natalia Fortuny, Zulma Fraga, Gabriela Franco, Romina Freschi, Ofelia Funes, Luisa Futoransky, Carlos Gabetta, Aldana Gaggero, Guillermo Gagliardi, Julio César Galtero, Griselda García, Horacio García, Juan García Gayo, Inés Garland, Pablo Gauna, Juan Gelman, Alicia Genovese, Elleale Gerardi, Mempo Giardinelli, Eva Giberti, Isidoro Gilbert, Roberto Glorioso, Judith Gociol, Roberto Goijman, Ernesto Goldar, Martha Goldin, Horacio Gómez, Rubén Eduardo Gómez, Leopoldo González, Angélica Gorodischer, Claudio Gotbeter, Luis Gregorich, Néstor Groppa, Irene Gruss, Liliana Guaragno, Daniel Guebel, Ana Guillot, Luis Gusman, Susana Gutiérrez Posse, Flora Guzmán, Liliana Heer, Yadi Henao, Cecilia Heredia, Jorge Hirsch, Alejandro Horowicz, Ricardo Horvath, Roberto Hosne, María Elena Huici, Walter Iannelli, Gabriel Impaglione, Pablo Ingberg, Hernán Invernizzi, Silvia Iparraguirre, Federico Ivanissevich, Noé Jitrik, Sebastián Jorgi, Carlos Juárez Aldazábal, Tamara Kamenszain, Mauricio Kartun, Eduardo Kimel, Federico Kirbus, Alicia Kozameh, Germán Kramer, Rita Kratsman, Isabel Krisch, Alberto Laiseca, Horacio Laitano, Jorge Lanata, Lucía Laragione, Elvira Levy, Laura Lifschitz, María Rosa Lojo, Artemio López, Gladys López, Horacio López, Hernán López Echagüe, Eva Lucero de Ortega, Liliana Lukin, Julio Llinás, Susana B. Maciel, Jorge Ariel Madrazo, Wenceslao Maldonado, Cecilia Malen, Ernesto Mallo, José Luis Mangieri, Élida Manselli, Diego Mare, Elena Marengo, Ricardo Mariño, Irene Marks, Leonardo Martínez, Jorge Marziali, María Mascheroni, Juan Meneguín, Tununa Mercado, Antonio Miglioranza, Eduardo Mileo, María Rosa Mó, Juan Carlos Moisés, María Molinari, Pablo Montanaro, Silvia Montenegro, Carlos Roberto Morán, María Moreno, Miguel Mori, Paulina Movsichoff, Cristina Mucci, Liliana Mundani, Alberto Muñoz, Isabel Muñoz, Susana Murguía, Delfina Muschietti, Adriana Musitano, Patricia Narváez, María Negroni, Gustavo Nielsen, Marta Nos, Aldo Luis Novelli, Fernando Noy, Ángel Núñez, Patricia Odriozola, Oscar Oriolo, Carmen Ortiz, Marta A. Ortiz, Vilma Osella, Hugo Padeletti, José María Pallaoro, José Palomino, Gloria Pampillo, Basilia Papastamatíu, Estela Parodi, Mario Pellegrini, Luisa Peluffo, Carlos Pereiro, Graciela Perosio, Alberto Mario Perrone, María Cristina Pizarro, Silvia Plager, Alicia Plante, Susana Poujol, Marcela Predieri, Victoria Pueyrredón, Eduardo Quintana, Ana Quiroga, Jorge Quiroga, Graciela Racedo, Roxana Rajmilchuk, Adela Rattner, Diana Raznovich, Víctor Redondo, Miguel Rep, Graciela Repun, Antonio Requeni, Carlos Riccardo, Pablo Rieznik, Jorge Rivelli, Agustina Roca, Carolina Rodríguez, Ricardo Rodríguez, Adriana Rodríguez Pérsico, Mercedes Roffé, Reina Roffé, Gustavo Roldán, Marta Alejandra Roldán, Camila Romano, Susana Romano Sued, Olga Edith Romero, María Rossi, León Rozitchner, Manuel Ruano, Ricardo Rubio, Teófila Ruiz, Josefina Saffioti, Ivana Salinas, Teresa del Valle Salinas, Mario Sampaolesi, Fabián San Miguel, Jorge Sánchez Aguilar, Fernando Sánchez Zinny, Solange Sanguinetti, Marcela Saracho, Luciano Saracino, Betina Saredo Flores, Beatriz Sarlo, Juan Sasturain, Beatriz Schaefer Peña, Miroslav Scheuba, Silvia Schujer, Graciela Sciangula, María Angélica Scotti, María Angélica Scotti, Norma Segades-Manias, Virginia Segret Mouro, Ana María Shua, Reynaldo Sietecase, Susana Silvestre, Leonor Silvestri, Carlos Silveyra, Máximo Simpson, Cristina Siscar, Susana Sisman, Rosario Sola, Ernesto Solari, Hebe Solves, Patricia Somoza, Fernando Sorrentino, Federico Spoliansky, Lilian Stratta, Emilce Strucchi, María del Carmen Suárez, María Victoria Suárez, Perla Suez, Alejandro Szarazgat, Pablo Szneiberg, Alberto Szpunberg, Oscar Taffetani, Ricardo Talesnik, Susana Tampieri, José Tcherkasky, Luis Tedesco, Oscar Terán, Héctor Tizón, Ana María Torres, Susana Torres Molina, Mónica Tracey, Noemí Ulla, Mónica Urrestarazu, Luisa Valenzuela, Rafael Vásquez, Juan Carlos Vecchi, Ricardo Vernazza, Jorge Vilaboa, Susana Villalba, Paulina Vinderman, David Viñas, María Meleck Vivanco, Jorge Warley, Graciela Wencelblat, Silvia Yankelevich, Laura Yasan, Ignacio Yrigoyen, Horacio Zabaljáuregui, Graciela Zanini, Perla Zayas de Lima, Gigliola Zecchin (Canela), Cayetano Zemborain, Graciela Zolezzi, y siguen firmas.

Comentarios

Anónimo dijo…
Lo lamento, Raúl, yo estoy con Ana Quiroga. No la conozco ni visité su blog, pero si vos te tirás con tanta furia contra ella, debe ser una buena tipa.

La pensión del escritor -que no es para discapacitados ni indigentes- se inscribe en una lucha de orden sindical para mejorar las condiciones de vida y trabajo de los escritores.

Después de la pensión, viene la pelea para conseguir la jubilación del escritor, con aportes y con una caja propia.

La idea del escritor bohemio, iluminado, "exiliado en Almería" pertenece a una visión absolutamente burguesa, acomodada a los intereses del Establishment.

Eso del escritor maldito, olvidado, exiliado en Almería, al que por fin rescatan, en el siglo siguyiente, es una verdadera mierda.

Como imaginarás, esto es lo primero y lo último que te escribo en respuesta, y lo hago no por vos, sino en atención al amigo Alberto que me reenvió el mensaje.

Debatir, yo debato con mis pares.

Que te garúe finito.

Oscar Taffetani
Raul Lilloy dijo…
Los fachos y vos sos un facho de izquierda, aunque también lo dudo, lo primero que quitan es el derecho de debatir ideas, sea por que se, en este caso parece que no soy un par tuyo, ignoro tu categoría literaria para no considerarme apareado a vos, las luchas de orden sindical a la que tanto aludis, no es una lucha por privilegios, sino por derechos, en primer lugar los derechos de los trabajadores, es decir si has leído el capital sabrás lo que es un trabajador y nosotros no somos trabajadores, en todo caso intelectuales, en el sentido que le daba gramsci, tampoco somos parasitos los escritores como esta iniciativa nos quiere convertir.
Yo no te garúo finito, en principio ya es meritoria la pagina que tenes en tu lucha contra la pobreza infantil, justamente si estas en esa lucha debieras ser el primero en oponerte a este esperpento.
Que la lluvia no te moje tanto.
Raul Lilloy
Raul Lilloy dijo…
Hola Michar Vegas
He iniciado en mi blog un debate acerca de si los escritores deben cobrar una pension (para indigentes), he visto tu pagina http://www.micharvegas.com.ar/libros.html y tus fotos y me parece increíble tu trayectoria, y por supuesto los kilates de los que acompañan tus fotos.
Taffetani, me ha salido en respuesta un poco insultante, es decir esa cosa del autoritarismo intelectual: como no sos mi par no discuto con vos, bueno yo no se si estoy a la altura de taffetani, debiera leer algo suyo, pero como que si el es escritor y yo no fuera, no viene al caso, seamos en esto volterianos, discutamos, confrontemos ideas, polemicemos.

Yo creo que un escritor, yo soy escritor, no somos trabajadores, en tal sentido no nos corresponde ni una jubilación, tampoco somos victimas, yo por lo menos no quiero sentirme victima, puedo haberlo sido en la época del proceso cuando me expulsaron de la universidad y del trabajo y me persiguieron, ya esta punto fui perseguido por revolucionario no puntualmente por ser escritor, yo no soy victima por ser escritor y esta pension termina planteando como si ser escritor es ser un deshauciado un pobre tipo que necesita que el estado le tire algunas migajas, creo que ser escritor no es una profesión como la tuya de medico o la mia de licenciado en ciencias políticas o fumigador o vendedor de paginas web y cien oficios que he realizado en mi vida.
Me parece tan esperpéntico, tan berreta esto de la pension para escritores, nos desacomoda tanto ante la sociedad,nos quita tanta autoridad, que realmente no sabemos el mal que estamos haciendo a nuestra vocación heroica de ser escritores, pero a veces la codicia tira mas.
Saludos revolucionarios,

Raul Lilloy
Raul Lilloy dijo…
Para Tagetani
Me quedo algo en el tintero, mira taffetani, yo si de algo me siento muy orgulloso es de ser escritor, creo que solo por esa condición estamos muy muy por arriba de los k y de cualquier político maquiavélico, la única excepción son aquellos a metros bajo tierra y que murieron por una causa revolucionaria, pero que nosotros tengamos que pedirle a estos mojones de políticos una pension es grotezco, cuando los escritores somos por esencia una raza resistente, artistas del hambre, que escriben contra todo pronostico, nosotros fieras por esencia convertidos en pensionados, que queres que te diga me da nausea.
Vos tendrías que pedir mas ayuda para los niños pobres, para eso si sacale dinero a estos culeados
Raul lilloy

Lo de almeria: metáfora querido amigo, esta claro que no soy exilado, llegue a almeria hace seis años por complejas razones personales que no viene al caso ventilarlas aquí.
Raul Lilloy dijo…
....para Taffetani, confirmame si en la sociedad argentina de escritores te pagan un sueldo...
Raul Lilloy dijo…
Dide Taffetani:
"lo lamento, Raúl, yo estoy con Ana Quiroga. No la conozco ni visité su blog, pero si vos te tirás con tanta furia contra ella, debe ser una buena tipa."
Razonamiento del pensamiento unico, de corte fascista.
Anónimo dijo…
Ay, raúl, raúl...
tantos mensajes tuyos para intentar refutar uno solo, el de Oscar, al cual adhiero...
no sé por qué te calentás tanto con el asunto éste de la pensión para escritores discapacitados ¡si
serías el primero en recibirla...!
y no por lo de escritor precisamente
por cierto, facho y boludo son hermosas palabras para iniciar un debate
¡vamos campeón! ¡firme ud. también! ¡se lo merece!
Raul Lilloy dijo…
Pido disculpas por lo de facho y boludo, no son las mejores volterianas palabras para iniciar un refrescante debate.
¿Pero cuál es el debate? Yo también estoy perdido: ¿Que los escritores reciban una pensión despúes de los 65 años que es el triple de la que recibe una ama de casa?
¿Por que un escritor que tenga su certificado de pobreza o inanicion, coma alcoholico,etc, deba cobrar el triple que una ama de casa?
Creo que los únicos privilegiados debieran ser los niños, ¿no?
Creo además que los escritores, puede que yo sea la excepción, tenemos un coeficiente intelectual superior a la media de la población, en general somos tipos que donde vamos nos va bien, somos útiles, y como sea buenos profes e incluso buenos empleados, justamente escribir bien, no es una dote cualquiera, dado que está relacionado con la creatividad, la imaginación, la capacidad de organizar un texto, que se yo, no he conocido hasta la fecha un escritor tonto.
Justamente por que admiro el oficio de escritor, el mejor del mundo, a mi parecer, nada es tan excelso como escribir, y luego si pensamos eso reducirnos a una pensión, no me cierra, pero tampoco soy un testarudo, siempre hay casos y casos, sabemos de tipos que sin dudarlo merecen ese triplete o más:lamentablemente terminó mal di benedetto, pero como ese hay varios, pero de alli a universalizarlo, convertirlo en ley, me parece algo que habla de ese lado oscuro de algunos argentinos, que en definitiva no estamos tan lejos de la derecha que tanto criticamos.
Raul Lilloy dijo…
Esta ley demuestra lo miserable y pequeños que somos, alli radica que ningun escritor argentino ha vuelto a brillar como un borges o un cortazar, en que estan en estas actitudes rastreras, pequeñeces, intentando hociquear estas cosas, arrivismo de mediocres.
Carlitox dijo…
Sibelius dejó de componer poco después de recibir una pensión vitalicia del gobierno finlandés.

Y también existen esas "becas de creación" que han recibido autores jóvenes. ¿Para qué sirven? Entiendo que haya becas para viajar al extranjero y aprender idiomas, becas para apoyar una investigación pero, ¿becas para escribir y publicar? Es una solemne idiotez.
Es julio de 2010 y hallé estos comentarios casualmente. Logré premios aquí y en el extranjero sin conocer jamás a un jurado. Tampoco las críticas laudatarias a mis libros, y menos aún en otros países, las hicieron "amigos", pese a haber publicado columnas y notas sobre diversos temas desde 1965, aunque sólo en períodos democráticos. Me enorgullezco de no haber conocido nunca a un crítico; pero fueron generosos conmigo. Informo: "pensiones" y Premios no son dádivas graciosas del poder. José Luis Mangieri, mítico editor de más de 500 libros de poesía, publicó uno mío("Fuego de palabras", con tapa de Sábat, 2007). No me cobró un centavo, pues apreciaba mi obra. ¿Y él? Murió poco después, a los ochenta y pico, esperando la ayuda de una pensión. Quizá para muchos, como el Intendente Macri, no era nadie: tampoco nosotros. Hace un año y medio que no abona los aumentos pactados (que sí paga a los municipales)a quienes poseemos el Primer Premio Municipal. Sabiendo que ese dinero no alcanza para vivir, él y sus asesores con salarios de $ 20.000 proclaman la sutileza de prohibir, a quien ganó un premio, que gestione la pensión al escritor, pese a tener la cantidad de libros exigidos. La otorgó a muy pocos, como dádiva. Este año no abrió la inscripción ni para quienes tienen derecho a ella. Dicen que tal vez lo hará en octubre: en 2009 fue en junio y con alharaca mediática. Fui uno de los pocos (¿el único?) escritor con un Primer Premio Municipal que apoyó las pensiones asistiendo a las asambleas. Quizá a otros, que miran su ombligo, no les importó ir. ¿Para qué, si no poseían el derecho a tenerla? Reitero: ni premios ni pensiones alcanzan para vivir. Opuestamente, al promoverse en la década del ´2o, el Municipal le permitió a Raúl González Tuñon viajar a Europa. Para clarificar este tema históricamente, (desde antes de la Francia Iluminista), acompaño la nota "El mutuo compromiso del artista y la sociedad", que publiqué en medio de los avatares de diciembre 2001. Lamentablemente, el espacio la rechaza, tiene 5100 caracteres. Si quien tiene a cargo este blog (soy ajeno a ellos, por impericia) desea publicarla, estoy a su disposición. Alberto Daneri. alandane1@yahoo.com

Entradas más populares de este blog

fabula del burro y la zanahoria

"¿Sabe el burro donde se dirige?"
David

Para que un burro tire del carro hay que ponerle una zanahoria adelante. El burro sabe que algún día alcanzará esa zanahoria. El amo le repite que mañana seguramente tendrá más fuerza y hoy medio que casi la atrapa con sus dientes; la zanahoria tocó su hocico y esa noche sueña con la zanahoria,él está en una pradera corriendo casi sin sentir el pasto hasta llegar a un silo donde hay cientos de zanahorias.
Al otro día, todo esta preparado para que siga la esperanza y mientras tanto el carro va para adelante. El carretero, un hombre rudo, que ronda los 40 años, ha dejado su familia en la cama , a las 5 de la mañana y sale con su burro camino a Vera, para vender los huevos. Esa mañana hace frío y al hombre se le da por cantar. La zanahoria es lo único que se ve.
El burro solo tiene rebuznos para su zanahoria y hoy seguro que la alcanza. A él le han contado de muchos burros que han alcanzado la zanahoria; de eso charla cuando lo dejan pa…

Despegar: gastos de gestion no incluidos

Busqué un vuelo a Buenos Aires de ida en despegar.com y en AirMadrid, en ambos me dieron la información del mismo vuelo y obviamente el mismo precio, pero... hay esa forma de ocultar información, como hace despegar.com, veamos:
Billete
Total329.00 €=394.06 €



* Gastos de gestión no incluidos


En una palabra sale más barato comprar directamente en la aerolínea que en despegar, que te cobra los gastos de gestión sin aclartelo, una clara muestra de deslealtad comercial y falta de transparencia.


Webcam en playa nudista de mujeres

Les doy la bienvenida a los pajeros que han llegado hasta aquí.