El mal de ojo

De lo que puedo estar seguro es de la existencia de lo que me hace mal o de lo que le puede hacer mal a un amigo. Todo lo demás puede ser una divagación para tranquilizar la bilis que te produce que te puedas sentir defraudado por alguien y entonces considerar que te han hecho el mal. Las comadronas hablan del mal de ojo, cuando alguna arpía se queda tiesa como una gallina hipnotizada frente a la cuna de un bebé.
-Pero es que niño no come, no se ríe, está empachado o hay que curarle el mal de ojo -dicen las comadronas mientras arropan al bebé y se lo llevan a otra comadre que cura esos males. Ella vive en la punta del barrio, en una casa que el instituto de la vivienda le ha "emprestado".

La mirada proviene de una mujer que desea al padre del niño, es una mujer que no es feliz y de solo ver lo bonito que es, se arrebata de envidia, y allí está todo. Esta teoría es la mas convincente para las mujeres que se retiran de la casa de la curandera del barrio; y ya se nota el cambio, el bebe se ríe, cuchi, cuchi, si, si ajó, ajó.
0