Como en Morel

Si uno pudiera solo vivir aquella parte de la vida que fue feliz, digamos el día que ella apareció por el garage de su casa y llevaba un pantalon lleno de colores y una sonrisa que nunca había encontrado antes y entonces hacer que ese día se repitiera desde la mañana temprano, luego mi llegada en autobus a la casa de Kuky y allí estaba ella, contra el sol, sonriendo y sus pantalones de colores, todo transcurre hasta la noche que me voy a mi casa con la promesa de que que voy a ser querido, cuando caigo en sueño, vuelvo a despertar en el mismo día, pero sin saberlo, algún procedimiento mágico o científico, ha hecho ese artificio y llego en autobus a la casa de Kuky, en el barrio San Ignacio, mientras camino divago con lo de la caracterización del peronismo, como un gobierno burgués nacional, con Gramsci que he empezado a leerlo y Kuky me recibe, estudiamos y a la tarde aparece ella en el garage de su casa, con el pelo recogido, un pantalon con flores y una sonrisa que impacta, a la noche vuelvo a mi casa, y en el autobus, se que hay una promesa de felicidad que seguro se cumplirá, estoy molido y caigo dormido.
Al otro día que es el mismo día, pero que un artificio ha procurado que no lo sepa, me voy en autobus a casa de Kuky, ella tiene ojos verdes y es mi compañera de estudio, estudiamos juntos y a la tarde me la presenta, y pasamos el día en el garage de su casa, convertido en sala de estar, ella sigue con su sonrisa y el pelo recogido. Estoy casi seguro que le he caído bien, por lo menos a mi me ha caído bien, estoy, puedo llegar a decir enamorado y cuando vuelvo en el autobus a mi casa, intuyo la felicidad que se me viene y con esas divagaciones me quedo dormido.
Al otro día, que es el mismo día, me despierto temprano, me afeito y salgo de mi apartamento camino a casa de Kuki, para estudiar juntos geografía humana, me llevo unas carpetas con los apuntes y el programa. Pasamos la mañana estudiando, pero a la siesta, cuando salimos a la vereda, la encuentro a ella, frente a su garage, con una sonrisa que es un flechazo. Luego me la presentan y pasamos al garage de Kuky, reímos de cualquier cosa y cuando me vuelvo, no puedo con la felicidad que siento. Me duermo y al otro día, que es el mismo día me voy a casa de Kuky.
0