cocodrilo

Enfrentar lo que uno teme, hacerlo con desenfado, sin la rigidez del cocodrilo, pero avanzar como él, cuando encuentras al victimario, precipitarse sobre el, y atenazarlo, arrojar tu mano y saludarlo, sonreir, hablar de bogavantes, sonreir, hablar de la guardia civil, sabia que tu eras, si, si, luego le cuentas que has sido profesor de criminologia, seguro que eso ya esta resonando en su cabeza.
 
Luego te retiras con el alma de la presa en tu boca
0