Se fue Carlos Oro


Hace una semana me enteré que Carlos se había suicidado, la persona más vital que he conocido, con una lucidez única en temas informáticos y telecomunicación. Por todo ello el Gobernador Arturo Lafalla había confiado en él todo el manejo de los asuntos TIC. En 1996 fuimos juntos a la Feria del Libro en Buenos Aires a presentar el PIC  (Programa de Información al Ciudadano), que él coordinaba en la provincia. Me contó su vida, venía de familia muy pobre, de San Juan, se había peleado con su padre y se había venido a vivir a Mendoza. Trabajaba en un restaurante de lavaplatos mientras estudiaba ingeniería en sistemas en la UTN.
En sus años duros, cuando trabajaba de lavaplatos en un restoran de malamuerte, había un compañero de trabajo que lo molestada y persistía en su bullyng. Un día, me contó, agarré su cabeza y la sumergí en un tacho de agua sucia, cuando, desesperado sacó la cabeza, le advertí que no se volviera a burlar de mi. En esa anecdota me pintó lo que era Carlos, iba para adelante, con sus 23 años, desde un lugar muy oscuro buscaba la luz, desesperadamente aire como el matón.
Carlos supervisó las tres o cuatro licitaciones mas importantes en el orden informáticas del gobierno, después cuando el peronismo se fue del gobierno comenzó a trabajar, para una empresa de telecomunicaciones, otra de tecnologías de la información y ahora acababa de ser echado de una empresa que organizaba carreras de motos y otros eventos. No se lo que habrá pasado, pero merecías seguir viviendo, por tu vitalidad, tu capacidad de hacedor. Aquí te saludo querido amigo.
0