Paraiso a la vuelta de la esquina

Cuando tenía 19 años, el paraíso brillaba por todos lados, cuando aún era más pequeño, el paraíso brillaba en un pequeño coche relleno con masilla y ruedas con suspensión que lanzábamos en los escalones de la plaza San José.
0